Turismo de naturaleza en Risaralda, despierta los sentidos.

La biodiversidad de Risaralda lo ha llevado a convertirse en uno de los destinos preferidos del Eje Cafetero, en donde actividades como el avistamiento de aves, han atraído cada vez más turistas, tanto nacionales como internacionales.

Gracias a la cobertura del 42 % de bosques que hay en el departamento y las cerca de 800 especies de aves, que se pueden observar y escuchar en sus diferente municipios, han permitido explotar de manera sostenible estos espacios naturales a través del turismo de naturaleza, un aspecto de este sector que ha fortalecido a través del trabajo articulado entre la academia, el sector privado y público, logrando capacitar guías turísticos y todo el entorno que comprende llevar a cabo este tipo de actividades.

“Risaralda tiene un potencial muy alto con respecto al turismo de naturaleza y hemos avanzado muchísimos logrando mostrar este potencial a nivel nacional e internacional. En el departamento contamos con una diversidad de aves muy abundante muy grande, somos el departamento que más especies de aves endémicas tiene y estamos por hacer la divulgación de una nueva especie para la ciencia que fue descubierta en Risaralda y que será revelada en el Risaralda Bird Festival” Juan Carlos Noreña Juan Carlos Noreña, biologo y director del Risaralda Bird Festival.

Reincidencia
Este tipo de turismo tiene una alta reincidencia en los turistas, teniendo en cuenta que la ser tanta variedad de aves por avistar, no se pueden hacer en una sola visita, por lo que se hace llamativo para que los visitantes vuelvan a seguir buscando las especies que les faltaron por observar, es una actividad que no va a perder su atractivo y siempre habrá algo nuevo por descubrir.

“Todos los días a nuestro departamento están llegando turistas nacionales y extranjeros, nosotros tenemos acá algunas especialidades, que es lo que llamamos aves exóticas, que son muy llamativas para el aviturismo y esas nosotras las publicamos y son las más llamativas para los visitantes que vienen” agregó Noreña.

Adicionalmente este tipo de actividades tienden a beneficiar diferentes sectores del departamento, teniendo en cuenta que se debe hacer un recorrido por los diferentes sectores y ecosistemas en los cuales se encuentran las aves. Así mismo se logra impulsar la economía de las localidades ya que son personas que llegan a consumir en aspectos como gastronomía, hotelería, objetos artesanales y demás.

Sostenibilidad
Al ser un tipo de actividades que se desarrolla en entornos naturales, se debe tener especial cuidado para no dañar el ecosistema, por lo que en este aspecto se debe implementar mucho lo que se viene hablando actualmente que es turismo sostenible. Igualmente al ser un tipo de actividad que lleva a entrar al ecosistema o hábitat de los animales, es la personas que debe adaptarse a este tipo de condiciones, tanto climáticas como geográficas.

“Nosotros tenemos la ventaja de que los guías sean unos apasionados por la naturaleza y las aves y eso los lleva a cuidar el entorno. Así mismo nosotros no nos enfocamos en desarrollar la infraestructura grandes solamente sitios para escamparnos, para sentarnos y estamos dentro de la misma naturaleza, disfrutando todo lo que ella nos ofrece” continúo diciendo el biólogo.
Para Noreña, este es un turismo netamente contemplativo, en donde se necesita hacer extracción de la naturaleza y desde esta premisa le apuestan al turismo sostenible y sustentable.

Aves y municipios
Un plus que tiene el desarrollo del turismo de naturaleza en Risaralda, es el reconocimiento de un ave emblemática por municipios, para lo cual se desarrolla una ruta turística que incluye todas la localidades, llevando a que el departamento sea un ejemplo de conservación de la biodiversidad para el mundo.

“Esto es un atractivo para el mundo entero que estamos trabajando en la conservación de esta biodiversidad, no solo para el desarrollo del turismo, sino para conservar estos ecosistemas que se vuelven tan importantes en la vida de todos los seres humanos” expresó el experto en aves.

Sin embargo, resalta Noreña, hay algunos municipios que están muchos más preparados en cuanto a la capacitación de los guías, como son el caso de Mistrató, Pueblo Rico, Santa Rosa de Cabal, Belén de Umbría, Quinchía, La Celia y Apía que es uno de los municipios que tiene más diversidad.

En el municipio de Santa Rosa, ocurre un tema particular y es que ha pesar de tener un ave emblemática, que es el Lorito de Fuertes, catalogada como una especialidad exquisita, se encuentra bajo amenaza, ya que tiene 20 y 25 individuos, sus ecosistemas se están viendo amenazados por la ampliación de la frontera agrícola, lo cual está deteriorando su ecosistema.

“Desafortunadamente los turistas buscan principalmente las especies que se están extinguiendo, por que se sabe que va a llegar un momento que no las vamos a poder volver a ver y ellos contar la experiencia de haberla visto en su entorno e interactuando con el mismo” argumentó Noreña.