Transformación digital, un reto en medio del coronavirus

La pandemia por Covid-19 es, sin duda, una de las situaciones más difíciles a la que ha tenido que enfrentarse la humanidad en mucho tiempo. Una situación que ha frenado el ritmo industrializado, contaminante y controlador de muchas organizaciones.

En ese sentido muchas empresas tuvieron que aplicar de manera improvisada alternativas para poder enviar a sus trabajadores a realizar sus labores en sus casas, dando cuenta de la importancia de ir a la par de la innovación digital y seguir apostando por estas herramientas tecnológicas que seguirán teniendo aún más fuerza una vez pase toda la situación de coronavirus.

En la ciudad de Pereira, una de las organizaciones que más le ha venido apostando a la transformación digital es la Fundación Universitaria del Areandina, en donde además de ofrecer diferentes programas que ayudan a fortalecer este sector en la región, también ha logrado implementar con éxito la educación virtual, un reto tanto para estudiantes como para docentes.

Pese a esto el rector de la institución, Felipe Baena, argumenta que la llegada del coronavirus ha sido un reto para toda la comunidad educativa, pues se trata, principalmente de un cambio de mentalidad y creación de total confianza entre el empleador y el trabajador

“El trabajo remoto es algo a lo que todavía no estamos acostumbrados y por ejemplo nosotros fuimos muy enfáticos en decir que estas no son vacaciones, ni días de descanso, para poder aplicar el teletrabajo de manera éxitosa, se necesita mucha responsabilidad de parte del trabajador” explicó el rector.

Sin embargo para Baena el principal reto es poder tener toda la infraestructura tecnológica para atender la gran demanda de trabajadores y estudiantes que iniciaron sus labores de manera digital y que las organizaciones realmente cuenten con las herramientas, como servidores que permitan aguantar las conexiones de sus empleados, así como también por parte de los empleados se debe tener en cuenta la conectividad y los medios para realizar sus labores de manera virtual.

“Para poder llevar el trabajo o la educación a la virtualidad el tema de la tecnología lógicamente es fundamental y es algo que, por ejemplo nosotros, teníamos que garantizar antes de enviar todo el personal a sus casas y un punto a favor es actualmente podemos contar con muchas herramientas y aplicaciones que nos hacen estas funciones mucho más fácil y algunas que funcionan muy bien y soportan el peso de las conexiones son gratuitas” agregó Baena.

Transformación digital

Estos días de teletrabajo permiten descubrir y experimentar el valor agregado de los dispositivos electrónicos que hay en casa y que sobrepasan sus funcionalidades básicas. En estos tiempos la tecnología deja de ser percibida como un lujo y se convierte en una necesidad cuando ayuda a facilitar el día a día.

Para Baena, a pesar del mal momento que se está viviendo en muchos aspectos esta es una oportunidad para medir la capacidad que tienen las organizaciones de crear espacios innovadores haciendo uso de la tecnología.

“Si bien de alguna manera hemos venido avanzando, esto nos obliga a avanzar rápidamente, si bien ya se tenía un terreno ganado en cuanto a la educación virtual, todavía hay mucho por hacer en cuanto a innovación en temas de trabajo remoto, tanto a manera de infraestructura como de conciencia de los empleados, es empezar a cambiar un poco su dinámica y sus costumbres” argumentó el rector de Areandina.

Para el funcionario se debe partir primero de la intención que tengan las empresas para dar el primer hacia la transformación digital y tener la convicción de tarde o temprano es algo que se debe aplicar en las organizaciones, así como también es fundamental implementar mecanismos y políticas de orden cultural y así entender que la tecnología no puede ser vista como una reducción en la productividad de las empresas, al contrario podría dejar mejores resultados.