Santuario principal productor de café podría ver su cosecha amenazada

Risaralda cuenta aproximadamente con 46.000 hectáreas sembradas de café, distribuidas en sus 14 municipios, beneficiando así a 19.400 familias que se dedican a esta labor. 

El municipio de Santuario es el que lidera la producción de café en el departamento, por lo que el 90 % de la economía de este municipio dependa del café, beneficiando alrededor de 1.000 familias. Allí gracias a sus condiciones climáticas, el grano que se cultivan en estas tierra cuenta con unas características especiales, lo que ha llevado a que se fortalezca la producción y que cuenten con la fincas más grandes en la región dedicadas a esta labor. 

Las fincas

En la localidad se pueden encontrar aproximadamente 4.800 fincas cafeteras, teniendo promedio entre 9 y 10 hectáreas de extensión, de la cuales entre el 10 y 12 % del área está dedicada a la producción de café. 

“Sacar a flote la producción de café, principalmente el Santuario, es muy significativo para el departamento, actualmente es el primero productor de café y representa una gran parte de la cosecha cafetera que se viene, así como también es muy beneficioso para la localidad, la cual depende en su gran mayoría de este producto” expresó Jhon Jairo Cardona López, representante de Santuario ante el Comité departamental de Cafeteros de Risaralda. 

Además de ser el primero productor de café de Risaralda, Santuario también es el municipio más tecnificado con casi el 95 % de los cafetales jóvenes bajo esta condición.  

Amenaza la cosecha 

Ser uno de los mayores productores de café, también requiere de una gran cantidad de mano obra para poder cumplir con las proyecciones de la cosecha, la cual se podría ver afectada por la escasez de recolectores debido a la situación que se vive actualmente a cuenta de la llegada del covid-19. 

Según lo explica Cardona, al momento de iniciar la cosecha, serán necesarios, sólo para el muncipio, entre 2.500 y 3.000 recolectores, pero debido a que esta labor requiere que estas personas se desplacen desde otras localidades o regiones, la mano de obra de obra se podría ver seriamente afectada, debido a las restricciones que tienen todavía algunos territorios para el tránsito de sus pobladores, por lo que se podría perder una cantidad importante de café. 

“Debido a que es una producción tan grande es necesaria igualmente una gran cantidad de mano de obra. Por ahora las fincas están con el personal mínimo, haciendo labores de fumigación, limpiando los cafetales, desyerbando, adecuando las fincas con los requerimientos de protocolos de bioseguridad; que son trabajos para los que no se requiere mucho personal, pero una vez inicie la cosecha si será necesario tener toda la cantidad de recolectores y cumplir con la producción estimada” agregó el representante de los cafeteros en el municipio. 

Así mismo casi el 100 % de la mano de obra es cubierta por la comunidad indígena, que viajaba desde el municipio de Pueblo Rico, la cual por órdenes del Gobernador Indígena, no podrán salir de sus resguardos, como medida de prevención, ante el contagio del covid-19.   

Compromiso 

Finalmente el representante del Comité Departamental de Cafeteros en Santuario, resalta el compromiso que han tenido los productores de café con la aplicación de los protocolos de bioseguridad, esta es una forma de asegurar gran parte de la cosecha y dar confianza a los caficultores y recolectores que lleguen a la zona. 

Dentro del plan que se ha estructurado desde el Comité Departamental de Cafeteros, se contempla una fase de prevención y adopción del “Protocolo de cuidado personal y cuidado en fincas y cuarteles”, documento desarrollado por la Federación Nacional de Cafeteros, avalado por el Ministerio de Salud y que actualmente está siendo socializado con todos los cafeteros del departamento.

Gracias al protocolo estricto de la FNC y las recomendaciones que en materia de salud ha consultado el gremio, se establecerán medidas en fincas, con rutas de transporte y la aplicación de cercos, que permitan atender los asintomáticos o a quienes presenten síntomas, en ese albergue temporal.

El objetivo principal de este piloto es garantizar que las fincas no cierren o entren en cuarentena, poniendo en riesgo no solo la cosecha, sino los ingresos de esa finca.

Valor de la cosecha 

En Santuario la cosecha tiene un valor de $38.000 millones y en recolección se pagará un total de $6.000