¿Puede su contrato laboral sufrir de “Coronavirus”?

Siguiendo los lineamientos de los Ministerios de Salud y Protección, y del Trabajo y el Departamento Administrativo de la Función Pública, expidieron la Circular 0018 del 10 de marzo de 2020, para aplicar en los ambientes laborales, en entidades del sector público y privado y minimizar los efectos negativos en la salud ante el COVID-19

Entre las medidas temporales y excepcionales de carácter preventivo están: utilizar métodos de teletrabajo, horarios flexibles y disminución del número de reuniones presenciales o en espacios reducidos de trabajo y con baja ventilación.

Ante la implementación de estas medidas, ha surgido la duda en muchos de los empleados en las que sus oficios no aplican para realizar teletrabajo y ante un posible cierre de sus empresas temen por un posible despido o suspensión de sus contratos de trabajo sin ningún tipo de remuneración.

En ese sentido Diego Buitrago Marín, docente de derecho Universidad CES, advierte que para tomar este tipo de medidas, se deben realizar ciertas variaciones a las condiciones del Código Laboral, esto con el fin de no afectar las garantías laborales de los trabajadores, en cuanto al tema de remuneración y al retorno a su lugar de trabajo, una vez pase la contingencia. Sin embargo para llevar a cabo este tipo de procesos, el empleador debe contar con la autorización del Ministerio de Trabajo.

“Para que se presente una suspensión parcial absoluta del trabajo se tiene que contar con la autorización del Ministerio de Trabajo, con la justificación del porqué se toma la decisión, en este caso un tema de salud pública y se deben tener las garantías de los trabajadores” explicó Buitrago.

En caso tal de presentarse una suspensión del contrato del trabajo, el empleador, no está en obligación de hacer pago del salario, sin embargo si debe seguir realizando aportes a salud y pensión, pero no se realizarán aporte a Aseguradora de Riesgos Laborales y al empleado no se le deben hacer descuentos por pagos de salud.

“En este sentido el Gobierno Nacional, tendrá que regular el asunto de la remuneración o bien ofrecer la garantía de subsidio de desempleo temporal y después por parte del empleado se deberá compensar ducha remuneración, bien sea en tiempo o actividad laboral” agrega el docente.

Regulación ministerio

Debido a que la suspensión de contratos por parte de las empresas sería una medidas drástica, tanto para el empleador como para el trabajador, la directriz del Gobierno Nacional ha sido implementar el trabajo en casa, cuyas reglamentaciones son muy distintas que las del Teletrabajo.

De acuerdo a la circular No. 0021 de 2020, del Ministerio de Trabajo, se estableció que el trabajo en casa es implementado como situación ocasional, temporal y excepcional, no presenta requerimientos necesarios para el trabajo y se constituye como una alternativa viable y enmarcada en el ordenamiento legal, para el desarrollo de las actividades laborales en el marco de la actual emergencia sanitaria.

Jornada flexible

También se aplicarán jornadas de trabajo flexibles, en ese sentido la circular aclara que la jornada laboral puede ser establecido por el empleados o fijarse los límites establecidos por la ley, la cual señala un máximo de 8 horas diarias y 48 horas semanales, esto con base en lo dispuesto en el literal d del artículo 161 del Código Sustantivo de trabajo.

“En las anteriores condiciones el empleador tiene la facultad de reducir o ampliar la jornada laboral, dependiente de las necesidades del servicio o necesidades” argumentan en el texto.

Así las cosas dados los acontecimientos de salud pública señalados, los empleadores pueden modificar su jornada laboral con la intención de proteger a sus trabajadores acortando sus jornadas laborales o disponiendo de turnos que eviten la aglomeración. 

  

       Salario sin servicio

Esta posibilidad se indica en el artículo 104 del Código Sustantivo del Trabajo el cual señala “Durante la vigencia del contrato del trabajo tiene derecho a percibir el salario, aún cuando no haya prestado el servicio por disposición o culpa del empleador”.

De acuerdo a lo anterior es posible que por disposición del empleador de manera voluntaria y generosa, determine la posibilidad de pagar el salario y de liberar el trabajador de la prestación del servicio.

El trabajo en casa los permisos y las jornadas flexibles, el teletrabajo y en general, todas las medidas que se pueden aplicar para sobrellevar la contingencia, no exonera al empleador de cumplir con el pago de en particular, el pago del salario, los aportes al Sistema de Seguridad Social y todos aquellos derivados del de la relación laboral