En medio de la incertidumbre, no hay reactivación económica

La pandemia generar por el coronavirus, además de dejar una gran afectación en la economía mundial, también ha trazado un camino de incertidumbre en cuanto a la recuperación de la misma, ya que todo depende del comportamiento del virus, así como también de las medidas que tomen los diferentes gobierno para contener su propagación y según algunos expertos hasta que no se cuente con una vacuna, no se podrá predecir que pasara con el comportamiento de los mercados.

Juan Ramón Rallo, analista económico invitado al conversatorio “Impacto económico en la coyuntura, tenciones políticas y desempleo” realizado durante el tercer día del Congreso Nacional de Exportadores de Analdex, explica que no hay manera de saber a ciencia cierta cómo serán las repercusiones del futuro con relación a lo que se ha evidenciado a lo largo de la pandemia y otras tendencias que se venían desarrollándose con anterioridad.

“Haciendo una panorámica de los ha expuesto la pandemia, se pueden entender una confluencias de dos choques brutales a la economía, que tienen que ver con la oferta y la demanda. En este contexto se ha afectado la capacidad de producir de las empresas, bien sea por están afectadas en su liquidez o porque debido a la incertidumbre que genera el virus también se afecta la demanda de bienes y servicios” expresó el experto.

 

Oferta

Según lo explica Rallo el impacto en la oferta, tiene ver con la afectación  a la capacidad para producir bienes o servicios, debido a que la pandemia ha evitado e impedido que muchos trabajadores, conforma se han enfermando o sus familias,  hayan podido atender con regularidad sus obligaciones laborales.

Además muchos Gobiernos han adoptado medidas de distanciamiento social y mediadas sanitarias para combatir la pandemia y eso también ha provocado la imposibilidad de ir al trabajo, de utilizar el transporte público, de llevar niños a la escuela, entre otras actividades que hacen que la economía de un país o una ciudad funcione y circule.

“Todo esto está ligado directamente con los cierres totales o parciales Con todo eso el cierre total o parcial de la economía, bien sea de manera voluntaria, porque muchos países optaron por no imponer cuarentenas y la personas tomaron la decisión de aislarse; o medidas establecidos por las autoridades gubernamentales, lo que también ha llevado a que se presente un cambio en los hábitos de consumo lo que también hace que cambien la cadenas de producción o cadenas de negocio” agregó el panelista.

 

Demanda

El no saber qué pasará en un futuro con la economía y cuando se puede estar prestando una verdadera recuperación, también lleva a las personas a replantear sus gastos y sus finanzas, priorizando sus necesidades y dejando un lado otros estilos de vida que se venían presentando antes de la pandemia.

En este punto, argumenta el analista, se afecta la demanda, que es el no querer gastar  por varias razones. Gran parte del consumo que se venía realizando antes de la crisis, era un gasto social, que se efectuaba en lugares como bares o restaurantes, haciendo actividades de turismo que llevaban a utilizar servicio de hotelería y línea áreas.

Sin embargo como medida de protección del virus, todo este tipo de consumo se ha reducido de manera muy significativa.

“Otro motivo es la incertidumbre frente al futuro y tanto familias como empresas se plantean si los patrones de gastos que venían manejando hasta el momento, son aconsejables en este nuevo contexto y como no se sabe la respuesta porque depende del comportamiento de la pandemia, prefieren mantenerse en una situación de liquidez, es decir no gastar ni en consumo ni en inversión esperando a ver que asa. Este es otro motivo por el cual la demanda del gasto y la capacidad de producir se ha contraído” aseguró Rallo.

 

Recuperación

El analista económico también afirma que el evidente  impacto de la pandemia en la economía ha generado un empobrecimiento gigantesco en la economía que puede dejar heridas muy serias de cara al futuro económico y político aún en cuanto el escenario sea de progresiva recuperación.

Así mismo explica Rallo, inicialmente se preveía una recuperación en V de la economía, en donde se descendía de una manera muy rápida y de esta misma forma se daba una recuperación. Sin embargo con el comportamiento de la pandemia en el mundo esta recuperación ya no es previsible.

Esto debido a que con las reaperturas se da una buena etapa de recuperación, sin embargo a medida que se van dando nuevos rebrotes del virus y se vuelvan a tomar medidas para contenerlo, esta senda de crecimiento no durará mucho, volviéndose a presentar un descenso.  Así mismo la recuperación de la economía depende de la estructura económica y política de cada país y de las decisiones que se hayan tomado para el manejo de pandemia.

 

El cambio en los hábitos de consumo y priorizar necesidades, generan una afectación en la demanda de bienes y servicio