En 2019 se registró la mayor producción de café

El sector cafetero cerró el 2019 con una producción de 14,8 millones de sacos de 60 kilos, un 9 % más que el cierre de 2018. Este volumen de producción que no se registraba desde hace más de 25 años (16,1 millones de sacos en 1992). El valor de la cosecha cafetera fue de $7,2 billones, un 15,8% más frente a los $6,2 billones de 2018, recursos que van directamente a dinamizar la economía de los más de 600 municipios cafeteros del país.

Según informó la Federación Nacional de Cafeteros, este importante crecimiento refleja el estado actual de la caficultura colombiana mostrando los mejores indicadores de su historia: variedades resistentes en el 83 % de los cafetales, edad promedio de 6,6 años, densidad promedio de 5243 árboles por hectárea y productividad de 21,4 sacos por hectárea.

De acuerdo con las cifras, la producción fue de un millón de sacos adicionales a los registrados en 2018. Por su parte, las exportaciones entre enero y diciembre de 2019 sumaron 13,6 millones de sacos, es decir, 7% más que en 2018.

Exportaciones

Al cierre del 2019 las exportaciones de café de Colombia aumentaron 7% llegando a 13,7 millones de sacos de 60 kilos de café verde en comparación con 12,8 millones de sacos puestos en el exterior en 2018.
En lo corrido del año cafetero, comprendido entre octubre 2019 y diciembre 2019 las exportaciones registraron un incremento de 6 % ubicándose en 3,8 millones de sacos frente a los 3,6 millones exportados en el mismo lapso de 2018.
En diciembre de 2019 las exportaciones aumentaron 7 %, pasando de 1,3 millones de sacos en el último mes de 2018 a 1,4 %.

Estrategias

Por su parte el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural recordó que se puso en marcha el Plan 2030 con el objetivo de fomentar el desarrollo sostenible e integral de la caficultura nacional, y posicionar a Colombia como el principal proveedor de café diferenciado del mundo, “esto nos va a llevar a alcanzar una caficultura más rentable y competitiva para las 540.000 familias del sector”, agregó Valencia Pinzón.

El Gobierno, la Federación Nacional de Cafeteros y los productores aunarán esfuerzos para promover las mejores prácticas agronómicas en el cultivo de café, las cuales han permitido que la caficultura hoy en día sea la más joven, resistente a las enfermedades, tecnificada y productiva de su historia. Por lo tanto se dará continuidad a los programas de apoyo a la renovación de cafetales, fortalecer la extensión cafetera y ampliar y difundir las innovaciones de Cenicafé.
La calidad del café es algo a lo que se debe seguir apostando, siendo un gran diferenciador de la industria por lo que se debe reforzar los esfuerzos en masificar mejores prácticas poscosecha y fortalecer prácticas ambientales.

Reducir los costos de producción es otro ítem para la caficultura colombiana para lo cual la permanente innovación en la finca permitirá mejorar la competitividad cafetera. Para el efecto, se buscará disminuir los costos de producción e incrementar el ingreso neto del caficultor mediante el manejo eficiente de la finca y la implementación de nuevas tecnologías.

Finalmente la permanente volatilidad del precio internacional del café y su impacto en la rentabilidad del caficultor, demandan del Gremio Cafetero y del Gobierno nacional, la búsqueda y adopción de diversos y variados mecanismos que permitan estabilizar el ingreso de los productores colombianos y reducir el impacto de factores externos que inciden negativamente en la rentabilidad del caficultor, así como promover e incentivar programas de seguros de ingresos y climáticos que otorguen una cobertura especial y diferenciada para el sector.