Empresas a implementar sistemas de gestión del riesgo administrativo

Las empresas actualmente, están siendo afligidas por el aislamiento obligatorio a raíz del COVID-19, evidenciando y percibiendo el alto impacto de un riesgo materializado en el giro ordinario de sus negocios.

Los empresarios y los administradores de las empresas deben ser conscientes en la necesidad de no solo identificar sus riesgos y limitarse a los impactos ocasionados por la coyuntura actual, sino también tener la capacidad de análisis y evaluarlos correctamente, diseñando e implementando planes de acción que disminuyan el impacto en sus empresas.

“Lo que nosotros hemos identificado es que las empresas tienen una necesidad principal en este momento y es la adaptación y de alguna manera percibimos que se ha mal interpretado el concepto de adaptación y eso es algo que consideramos que todo el tipo de negocio desde los grandes hasta los pequeños, no es solo sobrevivir a la crisis o cambiar el modelo de negocio, es como a través de mi negocio seguir adelante sacando provecho de las normas y decretos que se vayan expidiendo” expresó Julián López Zúñiga, director de la unidad de negocio de gestión de riesgos de Qadrico.

Para López en medio de la adaptación también se deben tener presentes esos cambios normativos y jurídicos que se empezaron a dar desde el momento de la declaratoria de emergencia de salud, de esta manera los empresarios van a poder sacar un mejor provecho de estos decretos, en materia de  tributación, arrendamientos, acceso a ayudas financieras, entre otros.

 

Estar preparados

La gestión de riesgos permite enfrentar la incertidumbre propia de las decisiones tomadas en las empresas, desde lo operativo hasta lo estratégico, dando la capacidad de anticipación y adaptación requerida actualmente.

En este aspecto destaca López es importante contar con las herramientas necesarias para poder estar preparados dentro de la empresa y afrontar cualquier eventualidad, así como también los integrantes de las empresas deben ser conscientes de que existen riesgos a los que se deben enfrentar día a día

“Anteriormente no se tenían esa sensibilidad en cuanto a los riesgos que se pueden afrontar,  en todas las empresas se sabe los hay pero, pero los empresarios se quedan muy tranquilos y no toman en cuenta las herramientas óptimas para afrontarlos” agregó el experto en riesgos empresariales.

Para esto es fundamental tener un mapa de riesgos,  es una herramienta sencilla que puede ser desarrollada tanto en un negocio pequeño como en un grande y ayuda a identificar los riesgos a los que se puede enfrentar la empresa, así como también el impacto que estos podrían tener en la productividad y liquidez de la misma.

El objetivo de estas herramientas es que los empresarios se dediquen a lo que es su negocio y su razón de ser. Utilizar un mapa de riesgo ayudará a tomar decisiones acertadas y no perder el rumbo de la empresa, lo que la puede llevar al cierre.

“Las empresas y los comerciantes se quedaron con el tema de riesgos, asociados a lo laboral y apenas hasta hace unos cinco años está en auge la gestión integral de riesgos administrativos que tienen relación con la operatividad o en la estrategia de la compañía la pandemia o la crisis nos trae a colación este tema de anticiparse a los riesgos” aclaró el Zuñiga.

 

Recomendaciones

Se requiere la formalización de los sistemas de gestión para lograr su sostenibilidad y continuidad del negocio, por lo que se recomienda:

  • Controlar las situaciones que generen incertidumbre Es necesario hacer un seguimiento constante de las fuentes confiables de información, identificando los impactos particulares para su negocio o empresa y tomando medidas oportunas evitando impactos negativos.
  • Tomar decisiones basadas en la sostenibilidad del negocio Se debe buscar nuevas oportunidades haciendo énfasis en aquellos productos o servicios ofrecidos, que generen mayor beneficio tanto a mi negocio como a las necesidades propias de la sociedad.
  • Adaptación al entorno cambiante Se deben identificar las medidas viables que permitan continuar ofreciendo los productos o servicios, a pesar de los