Empresarios de bares, sin acuerdo para pago de arriendos

El trago amargo por el que están pasando los empresarios del sector de los bares y restaurantes para no tener fin, pues sumado además de que aún no hay posibilidades de abrir sus negocios, que llevan casi tres meses cerrados, también se han presento inconvenientes para la entrega de los locales comerciales, pues se encuentran retrasados en los pagos del arriendo y muchos propietarios piden ponerse al día para recibir el inmueble.

Venden experiencias

De acuerdo con Julián Dávila, representante de Asobares, la pandemia ha dejado una mortandad de más del 40 % de los bares que operaban en la ciudad, así como también se estima que solo el 10 % de los negocios de este sector puedan sobrevivir.  Así mismo a pesar de que se han ideado estrategias para no dejar morir sus negocios y diseñado protocolos de bioseguridad, son conscientes que este es un sector que vende mucho más que licor, también está ligado con las experiencias y actividad social de los consumidores.

“El pilar de este sector es el esparcimiento social, es vender el espacio para que los consumidores puedan consumir un trago, con el pretexto de compartir un momento con amigos, familiares o compañeros de trabajo, acompañado igualmente de un ambiente musical agradable. En ese sentido no nos queda de otra que seguir esperando que todo esto pase y salvar la mayor cantidad de negocios que podamos” explicó el representante del gremio.

Dentro de las estrategias que han propuesto, se ha pensado en segmentar el sector y tener los espacios muy restringidos, manteniendo todas las medidas de seguridad y de esta forma activar un poco este sector económico.

 

Salvar negocios

Todas las propuestas van encaminadas a logara generar ingresos para al menos cumplir con la obligación de pagar el arriendo y de esta manera por seguir operando una vez se de la autorización de abrir sus puertas.

Pues a pesar de que el Gobierno Nacional expidió el decreto Decreto 797, por medio del cual se autorizan medidas transitorias y extraordinarias para la terminación unilateral de los contratos de arrendamiento de locales comerciales hasta el 31 de agosto de 2020, muchos de los propietarios lo único que exigen a los empresarios es ponerse al día para poder entregar el local.

Sin flujo de caja

De igual forma en el documento se dicta que para proceder a la cancelación del contrato se deberá pagar el valor correspondiente a un tercio de la cláusula penal pactada en el contrato. En caso de inexistencia de esa aclaración, la medida establece la cancelación del monto de un canon de arrendamiento.

“El Gobierno saca una ley, pero para negociar los arriendos y si el arrendador no quiere negociar. La Ley no dice que hacer en estos casos y es entendible si el arrendo también es el sustento de otra personas. Pero si no tuve para pagar un mes, al inicio de la cuarentena, cuando había algo en la caja, ahora es imposible cumplir esto. Muchos están contra la pared porque no tienen con que pagar, quieren entregar el local, pero no se los recibe si no está al día, la deuda se sigue acumulando” expresó Dávila.

Lo que expresa el empresario es consecuente con lo explicado en el decreto, en donde se advierte que para que el arrendatario pueda terminar unilateralmente el contrato deberá estar al día con el pago de los cánones de arrendamiento y servicios públicos causados, así como con las demás obligaciones pecuniarias a su cargo hasta la fecha de terminación del contrato.