Comercio electrónico, la vitrina a los mercados internacionales

El uso de comercio electrónico en Risaralda es un tema que ha cogido cada vez más fuerza, actualmente el promedio de uso de estos canales de transacción se encuentra en 9,3%, una cifra que está por encima del promedio nacional que es del 8 % de uso. Los datos se dieron a conocer desde la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), en cabeza de la directora ejecutiva, María Fernanda Quiñónez.

A través del comercio electrónico varios sectores de la economía del país se han logrado diversificar y entrar con mayor facilidad a mercados internacionales, ya que tiene dentro de sus ventajas se destacan la reducción de costos operacionales, tiene mayor eficiencia y ayudada a transformar la manera de hacer negocios.
De acuerdo con la directora ejecutiva de la entidad esta es una buena oportunidad para seguir en el camino de la competitividad en el departamento, teniendo en cuenta que la apertura de estos nuevos canales de distribución permiten dar a conocer a nivel nacional e internacional, productos locales y de esta manera abarcar nuevos mercados.

“Al estar por encima del promedio nacional se evidencia que en el departamento realmente si hay oportunidades de comercio electrónico, que está afianzándose en la región, se cuenta con buena conectividad y esto nos da una buena ruta para el desarrollo de estos nuevos canales de comercialización” expresó Quiñónez.
Actualmente en Risaralda 636.655 personas cuentan con acceso a internet, lo cual equivale a un 71,2 % de la población, de la cual el 68,2 % posee un teléfono inteligente, uno de los principales canales por los que se lleva a cabo transacciones de comercio electrónico, sin embargo tan solo el 9,3 % logra un cierre de la venta por internet y de productos que no son de este sector. Esto puede estar fundamentado principalmente por la barrera que existe todavía en cuanto a la confianza acentuada en el poco uso de los pagos digitales y el tema de las dificultades en las soluciones logísticas.

“Creo que sin duda trabajar en la masificación de los pagos electrónicos a través de diferentes soluciones que puedan ser ofrecidas en el mercado por diferentes operadores y trabajar en una adecuada implementación de la solución logística, que contemple las particularidades del entorno en el departamento serían las rutas a abordar de cara a derribar estas barreras”, agregó la funcionaria.

Identificar productos

En Colombia este tipo de operaciones están centradas principalmente en categorías de bienes suntuarios, que son los productos de lujo, lo cual no ha permitido permear toda la economía nacional.

Es por eso que uno de los principales retos para seguir impulsando el uso del comercio electrónico en las regiones es hacer una adecuada identificación de los productos que podrían moverse a través de comercio nacional y de comercio electrónico transfronterizo.

“Las oportunidades de negocio que se conceptualizan en un comercio normal deben contemplarse en este canal y mirar cómo podrían desarrollarse con una adecuada caracterización del mercado a conquistar”, explicó María Fernanda Quiñónez.

Bancarización

Finalmente la presidente ejecutiva de la CCCE afirma que para poder impulsar el comercio electrónico también se debe fortalecer la inclusión financiera en el país en temas de transacción, ya que si bien cada vez es más la población que adquiere un producto financiero, no hacen uso del mismo de manera constante.

“No todo el mundo tiene una cuenta bancaria pero requiere de hacer transacciones, es por eso que el comercio electrónico en el país ha venido teniendo varias distorsiones y esto lo tiene que saber cualquier comerciante que quiera incentivar el uso de este canal y tener alternativas para los colombianos no bancarizados”, puntualizó la representante de la CCCE.

Aseguró que hasta el momento las transacciones se llevan a cabo a través de terceros.