Comerciantes piden contener al máximo medida de cierre del sector  

Después de la situación de compras desmesuradas que se han venido presentando en los últimos días, a causa del pánico generalizado que ha provocado el COVID-19, los diferentes establecimientos comerciales agremiados a la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, firmaron un acuerdo con el fin de garantizar la seguridad alimentario, el abastecimientos de productos de primer necesidad y la prevención del empleo y la actividad económica en la medida en que el comercio organizado genera el 29,1 % del empleo urbano en Colombia, en el caso de Risaralda alrededor de 90 % de los empleos dependen de este tipo de actividad comercial. 

El acuerdo se hace en nombre de los distintos formatos de tamaño como supermercados, grandes superficies, minimercados, tiendas de barrio y cadenas droguerías del país quienes está trabajando constantemente para garantizar el abastecimiento de productos esenciales y de primera necesidad, de manera que el país tenga acceso a alimentos, medicamentos, productos de aseo, cuidado personal, entre otros” aclara el comunicado emitido por la entidad.

De acuerdo a esto se han adoptado medidas internas para que consisten en hacer la reposiciones permanentes de productos, igualmente hace un llamado a la mesura y a la prudencia para que los clientes adquieran un número adecuado de unidades por producto, según las definiciones y particularidades de cada establecimiento, para permitir que toda la población tenga acceso a los productos básicos y de primera necesidad.

Así mismo también alertan a todos los integrantes de la cadena de abastecimiento: proveedores, productores, distribuidores y comercializadores a manejar racionalmente los precios, con el propósito de evitar incrementos desmedidos y especulaciones.

Ocupación de locales

Por otra parte para garantizar la seguridad y el orden de los clientes al momento de realizar sus compras, los distintos formatos de comercio adelantarán las siguientes acciones: En grandes formatos permitirán simultáneamente 1 cliente por cada 5 metros cuadrados del área de ventas. 

En formatos como minimercados, tiendas de barrio y droguerías se permitirá simultáneamente 1 cliente por cada tres 3 metros cuadrados del área de ventas. y en los puntos de pago, se deberá guardar una distancia de 1 metro o más, según la ocupación del momento.

Igualmente se hace el llamado para que las compras de las familias no sean hechas por adultos mayores, menores de edad o niños, con el propósito de proteger a estos segmentos de la población.

Para los adultos mayores que deban salir a realizar sus compras, el comercio organizado de alimentos dedicará una hora y media a partir del horario normal de apertura de los establecimientos, para la atención exclusiva de esta población y mujeres embarazadas. 

Solicitudes

Teniendo en cuenta que la provisión de alimentos es un tema de vital importancia en este momento para la ciudadanía desde Fenalco, elevaron una serie de peticiones al Gobierno Nacional, con el de lograr contener lo que más sea posible, medidas que lleven a la suspensión del comercio. 

El gremio también espera que se mantenga una permanente coordinación con las entidades a nivel departamental y municipal para la toma de decisiones regulatorias que permitan el adecuado funcionamiento de la logística de abastecimiento

Dentro de las solicitudes piden al Gobierno velar porque las medidas que se implementen sean aplicadas con racionalidad y proporcionalidad por parte de aquellas autoridades que se encargan de vigilar su cumplimiento en los establecimientos. 

Así como también impulsar y fomentar el uso de canales no presenciales como domicilios y comercio electrónico para garantizar el acceso de los colombianos a los productos.

Se hace necesario igualmente evitar la adopción innecesaria de restricciones que no tengan relación directa con la medida principal que es el aislamiento social y hacen énfasis en las importancia de disponer un canal de comunicación directo con el gremio, para reportar las novedades del sector empresarial y comercial, de manera que se garanticen las condiciones necesarias para el acceso a bienes y servicios esenciales durante la actual coyuntura.