22.3 C
Pereira
jueves, junio 20, 2024

Desaceleración en el sector textil de Risaralda

Las dotaciones serían uno de los sectores más afectados por el decrecimiento de la economía.

Uno de los principales resultados que dejó la cifra del Producto Interno Bruto (PIB) en el país fue el comportamiento que tuvo la industria manufacturera, la cual registró un decrecimiento del -5,9% durante el primer trimestre de 2024. A lo anterior se suma la incertidumbre económica y la abstención por parte de los consumidores a comprar, revelando así una leve alza en el gasto de los hogares colombianos.

De acuerdo con la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas Centro Occidente (ACOPI), en Risaralda también se vislumbra un panorama similar al nacional, fundamentalmente jalonado por la falta de ejecución de recursos por parte del Estado: “Es un tema de afectación por el flujo de caja y por la desaceleración del aparato productivo, las tasas de interés que golpearon fuertemente el consumo y que apenas están en proceso a la baja, todo eso ha afectado para que las líneas de la economía estén bastante resentidas”.

Así está el panorama

A pesar de que Risaralda es una región apetecida en todo lo que tiene que ver el sistema moda, según lo confirmó la directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de Dosquebradas, Lorenza Martínez, diferentes empresarios como Diego Gómez, gerente general en Confetex de Colombia, han manifestado un leve crecimiento durante el primer trimestre de este año, así como una desaceleración en abril y mayo, producidas principalmente por la desaceleración de la economía a grandes rasgos, así como otros aspectos: “El factor clima afecta mucho el retail y los almacenes, y la incertidumbre política, y se suma el tema de inseguridad y eso ha tenido con temor a los comerciantes”.

De esta manera, Gómez explicó que han tenido que recurrir a diferentes métodos de financiamiento para mejorar el flujo de caja. “Hay que tener mucha prudencia a la hora de invertir, tratar de invertir en activo corriente, es decir, dineros que se puedan convertir rápido en flujo, no en inversiones grandes. De esta manera, hay que ser un poco conservadores en términos de presupuestos y seguir aguantando”, indicó.

Dotaciones en rojo

Sin duda, el sector de las dotaciones ha sido uno de los más afectados por la abstención de compra, según Yulieth Álvarez, subgerente de Dotación Integral. Las empresas risaraldenses han mostrado una gran reticencia a invertir en uniformes para sus empleados, lo que ha llevado a una disminución significativa en la producción de talleres de confección en el departamento, especialmente en Apía y Marsella. Como resultado, el flujo de ventas ha disminuido hasta un 20% para la empresa, que también cuenta con talleres de confección en Santa Rosa de Cabal, Dosquebradas y La Virginia.

De acuerdo con la subgerente, la empresa está trabajando al 60% de su capacidad, “no es que las empresas digan que van a comprarle a otro proveedor o que no van a comprar. Todas están coincidiendo en que se están tardando mucho para tomar la decisión y están bajando el monto del gasto debido a que la economía está frenada”, es decir, actualmente hay empresas en Risaralda que han entregado una menor dotación, así como han optado por prendas más económicas para sus trabajadores.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -