Consumo, basura y riqueza

La mayoría de las personas asocian los basureros con pobreza, al ser los desechos de todo el mundo, lo que desconocen tal vez es que es uno de los negocios más rentables que existen en la actualidad, no solo visto desde el reciclaje y la reutilización o la economía circular, sino por el valor de su recolección y manejo final.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha comunicado que, si no se cambian las pautas de consumo y prácticas de gestión de desechos, contribuiremos a que en 2050 haya unos 12.000 millones de toneladas de basura plástica en vertederos y el medio ambiente en todo el mundo. Por ello, el ministro de Ambiente, Carlos Eduardo Correa, hizo un llamado a tomar conciencia del manejo que se le da a los residuos.

Las cifras de compactación en el Relleno sanitario La Glorita en Combia, que la Empresa Atesa tiene para información pública en su página web corresponden al 2019, en donde la sumatoria de desechos es de 154.282 toneladas, el costo de disposición final por tonelada en pereira 28.700 y en otros municipios 31.591. Las cifras hablan que en Colombia se entierran anualmente 2 billones de pesos en plásticos que se pueden reciclar.

Se estima que en la Unión Europea el gasto por limpieza de costas y playas asciende a 630 millones de euros anuales. Asimismo, los efectos de la contaminación ambiental tienen un costo avaluado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en 40 mil millones de dólares. Se estima que para 2050, toda la industria del plástico habrá consumido el 20% de la producción total de petróleo. Cada año se usan 17 millones de barriles para producir botellas de agua.

Las corporaciones ganan millones de pesos por los residuos que reciclan. El Foro Económico Mundial y la Fundación Ellen MacArthur afirmaron en el reporte La nueva economía de los plásticos, que las empresas podrían recuperar entre 80 mil y 120 mil millones de dólares al reciclar, en lugar de desechar, los plásticos que producen.

Solo en 2018, en La Glorita se dispusieron 288 mil toneladas de residuos provenientes de 21 municipios de los departamentos de Risaralda, Quindío, Norte del Valle del Cauca y Caldas. Pereira dispuso 156 mil toneladas (el 54 %). Como prestación, el municipio de Pereira recibe alrededor de 300 millones anuales por conceptos de regionalización, proveniente de los pagos realizados por los prestadores del servicio de aseo (recolección y transporte) de los otros municipios.

Acerca de los recicladores de oficio de Pereira, que son 1.333,633 pertenecen a alguna organización (independientemente si están o no en proceso de formalización) y 700 no están asociados a ninguna. Además, a pesar de que la Alcaldía, a través del PGRIS (Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos) les generó condiciones para organizarse, los índices de formalización en la ciudad permanecen bajos. Tan solo 117 recicladores, el 9%, se encuentra en proceso de formalización, en alguna de las organizaciones de recicladores de oficio autorizadas por la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios.

Según PGIRS Pereira, en la ciudad las cifras de manejo de desechos sólidos son las siguientes: el aprovechamiento de lo generado es 0.67%, lo que significa 68% menos que el año anterior (2020), La producción de residuos por habitante en toda la ciudad (incluyendo hogares, industria, instituciones y comercio) se estima en: 0.95 Kg/Hab/Día y en 350.04 Kg/Hab/Año.

Otro dato importante tiene que ver con el aprovechamiento de 163 mil toneladas año (ton/año) de materiales de plásticos. Bogotá y Medellín transforman 13 mil ton/mes de residuos plásticos, apoyados en la labor de los recicladores de oficio y la red de cerca de 260 industrias transformadoras. La organización VNGi resalta el dato que en Pereira solamente se aprovecha entre el 2% y el 4% de los residuos sólidos, frente a un promedio nacional del 8%.

Las bolsas y las cifras en Colombia

La Ley 1819 estableció que desde el año 2017, los colombianos debían pagar un impuesto sobre las bolsas en puntos de pago. La cifra del recaudo ha venido en aumento y en 2019 llegó a $40.823 millones, en 2020 marcó el máximo histórico para el impuesto que fue de $45.220 millones. En 2021, el recaudo por este impuesto terminó el año por encima de los $40.000 millones. Al sumar los montos de recaudos anuales que ha dejado la medida, el impuesto a las bolsas plásticas le ha significado recursos a la Nación por $152.554 millones.

Aunque las tarifas se actualizan anualmente, según la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC), en principio se fijaron así: veinte pesos ($20) para el año 2017, treinta pesos ($30) para el 2018, cuarenta pesos ($40) para el 2019 y cincuenta pesos ($50) para el 2020, el año anterior ya estaba en $100, cuando se hacía la pregunta a la cajera respectiva ¿por qué $100? respondía que 50 pesos por el impuesto y 50 por la bolsa en sí. ¿Entonces en cuánto va a quedar cada bolsita con el incremento de 5,62%?

Minambiente declara que en Colombia durante 2020 se dejaron de distribuir 714.633.426 bolsas plásticas en puntos de pago, equivalente a una disminución del 69.37 %, con un avance del 80% en el cumplimiento de la meta consignada en el Plan Nacional de Desarrollo. Desde la entrada en vigencia del impuesto al consumo nacional de bolsas plásticas, cuyo fin principal es contribuir a desestimular su uso, se han reducido en 46% las toneladas mensuales procesadas, pasando de 5.500 toneladas mensuales a menos de 3.000 toneladas de polietileno para la fabricación de bolsas de cargar o llevar.

Otra regulación que quedó en letra muerta

¿Qué pasó con la parte de la reglamentación de la bolsas y el código de colores para separación en la fuente? Este empezaba a regir desde el 1 de mayo de 2020, fecha en la que los distribuidores debían entregar a los clientes en los puntos de pago bolsas de tres colores: verde, para residuos orgánicos aprovechables; azul, para residuos aprovechables como plástico, vidrio, metales y multicapa; y gris, para residuos aprovechables de papel y cartón.

Empresas en el mundo que se lucran de la basura

1.Elvis and Kresse. Esta empresa social británica fabrica accesorios de lujo, incluidos bolsos, billeteras y cinturones, con materiales recuperados, como por ejemplo, viejos chimeneas, bolsas de café y seda de paracaídas.

2,Circle Economy que opera como una cooperativa. Esta empresa social de investigación y comunicaciones, con sede en Ámsterdam, realiza campañas para promover la economía circular.

3.Ikea. Obtienen riqueza de la basura, porque está tomando medidas para reducir el desperdicio, permitiendo a los clientes alquilar en lugar de comprar muebles.

4.Green Baby. con base en Hong Kong, recolecta, repara y revende ropa, juguetes y accesorios de segunda mano para bebés.

5.Retalhar. Es una empresa social con sede en São Paulo y convierte los uniformes en regalos, como bolsos y mantas.

6,Ecopost. Esta empresa social de Kenia recolecta residuos de plástico y los convierte en tablones resistentes que se pueden usar para cercas, señales de tránsito y muebles de exterior.

7.Substation 33. Con sede en Logan City, Australia. Esta empresa recolecta desechos electrónicos y los convierte en bicicletas electrónicas, impresoras 3D y sistemas de monitoreo de jardines verticales.

Compartir