Comerciantes inciaron el año con gran decrecimiento en ventas

Las restricciones de movilidad y toques de queda le pasaron cuenta de cobro a la actividad económica del sector comercio en la ciudad, en el cual se viene presentando una caída en ventas desde mitad del mes de diciembre de 2020, cuando se empezó a registrar un incremento en casos de Covid-19 y como medida de contención se tomaron decisiones de nuevos cierres. 

De acuerdo con la encuesta mensual realizada por la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), se evidenció que el sector viene de capa caída desde el mes de septiembre y a pesar de las estrategias de descuentos que se implementaron para promover las compras de fin de año, no fue suficiente para incentivar una recuperación en el sector. 

En esta situación se encuentran el 64% de los empresarios consultados por medio de la entidad gremial, quienes argumentaron que las cantidades físicas vendidas fueron inferiores al compararlas con las del mismo mes del año anterior. De igual manera para el 19% se mantuvo la dinámica y tan solo para 17% se presentó un aumento en sus ventas. 

“La única manera de evitar daños irreversibles por la pandemia, son altas dosis de solidaridad y que las empresas asuman la transición en estos tiempos turbulentos. Hasta no tener la vacuna e ir retomando nuevamente a la normalidad, se van a seguir presentando cierres que terminan por afectar la economía, por lo que los empresarios deberán seguir diseñando estrategias que ayuden a sus negocios a operar a pesar de las restricciones. El propósito tiene que ser la protección de los trabajadores y los consumidores, creando valor compartido, transformando la estrategia, la estructura, los procesos y la tecnología a través de la digitalización y la automatización para el crecimiento productivo y económico en general” argumentó Victoria Eugenia Echeverri, directora ejecutiva de Fenalco Risaralda. 

 

Más afectación

La situación fue especialmente crítica para sectores vinculados al mundo de la moda como textiles, joyería, ropa exterior e interior, morrales, calzado y manufacturas de cuero. 

Las ventas de las categorías de ropa y calzado no alcanzaron a presentar el 40% de lo facturado en enero del año anterior. En particular las ventas de calzado colegial, de acuerdo con los afiliados de este sector, fueron equivalentes a sólo un 5% de lo que se facturó hace un año. 

“Algunas actividades han venido mejorando y comienzan a estar cerca de los niveles de pre-pandemia, mientras que otras, la recuperación tardará varios años a través del ciclo completo del negocio, los cierres frenan el ciclo de recuperación y esto implica igualmente unos costos operacionales, que no permiten que los empresarios vean sus utilidades ya que se no se mantiene una constante en la apertura de sus negocios” agregó la líder gremial. Asi mismo, el mercado de útiles escolares se paralizó, según datos suministrados por la entidad el 56% de jefes de hogares no destinaron recursos para la compra de calzado o uniformes escolares para sus hijos. Por su parte los sectores de vehículos, talleres, repuestos y estaciones de servicio sufrieron de nuevo un fuerte golpe

“Sin la certeza de que no se le cambiarán las reglas de juego intempestivamente, una empresa no podría tener contratos laborales a término indefinido, suscribir contratos de arriendo de largo plazo, generar fondos para amortizar sus inversiones, comprometerse con proveedores, no cumplirá sus objetivos ni mucho menos podría ejecutar sus planes de expansión y presupuestos de ventas, en una palabra, no podría generar empleo y valor agregado” argumentan desde Fenalco.

 

Alimentos

Por otra parte durante el primer mes de 2021 tuvieron buen comportamiento los bienes de primera necesidad, como alimentos procesados y perecederos, lácteos y huevos y productos de aseo, producto del encapsulamiento de las familias en sus casas. 

“Creemos que el comercio minorista tendrá signos de recuperación progresiva a lo largo del año siempre y cuando no se repitan estrictos cierres de ciudades. El comportamiento de la economía en el arranque del año habría sido similar al que se registró en agosto del 2020, cuando se acentuaron las restricciones” puntualizó Echeverri.

Recordemos que en julio las ventas del comercio al detal, según el Dane, cayeron 12.4% y en agosto la caída fue más pronunciada, 17.1% por causa de los cerramientos.

 

Expectativas

Luego de tocar fondo hacia mediados del año anterior, las expectativas de los empresarios mejoraron en el último tramo del año pero en diciembre se resintieron nuevamente. Con el anuncio del inmediato comienzo del proceso de vacunación, el optimismo pareció mejorar en enero. En efecto, el 38% de los comerciantes dijo que las cosas tenderán a mejorar en el transcurso de los siguientes seis meses, mientras que en diciembre el 22% de los comerciantes tenían esta opinión.

Compartir