Cesantías, el bastón de los trabajadores durante la pandemia

El desembolso de las cesantías por parte de los empleadores, es uno de los hechos económicos con mayor importancia en el país, ya que es la temporada en la que cientos de trabajadores colombianos reciben estos dineros y se movilizan una cantidad de recursos que apalancarán proyectos de vivienda, educación o serán un seguro en caso de desempleo.

De acuerdo con datos entregados por la Superintendencia Financiera de Colombia, el valor de las cesantías consignadas entre el 01 de enero y el 15 de febrero de 2021 en los fondos administrados por las Sociedades Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantías (AFP) y el Fondo Nacional del Ahorro, ascendió a $9 billones 221 mil millones, lo que representa un aumento del 3.3% frente al recaudo de las cesantías consignadas en 2020, las cuales sumaron $8 billones 924 mil millones.

Si bien principalmente las cesantías son consideradas como un ahorro y utilizadas para invertir en proyectos de vivienda o en educación, el objetivo prioritario de estos recursos es brindar un respaldo a quienes pierden su empleo. Por lo que en la actual crisis, se han aumentado los retiros por este concepto.

Respecto a esto dadas las instrucciones impartidas en el artículo 3 del Decreto 488 de 2020, tendientes a garantizar el derecho de todos los trabajadores a acceder al retiro parcial de cesantías cuando se haya presentado una disminución de su ingreso mensual, con el fin de mantener su ingreso constante y de brindar un alivio a los trabajadores durante la Emergencia Económica, Social y Ecológica. Entre el 30 de marzo de 2020 y el 29 de enero de 2021 se realizaron pagos por $361.651 millones a 400.040 cuentas por el concepto de disminución del ingreso mensual, valor que equivale al 7.0% de los retiros totales de cesantías. El nivel de aprobación de las solicitudes de retiro parcial por disminución del ingreso ha sido del 84,25%.

Uso adecuado

Con el propósito de que las personas puedan ver estos recursos como un salvavidas para el cumplimiento de sus sueños, usándolos de manera adecuada, desde Protección destacan algunos aspectos a tener en cuenta, aclarando que las cesantías son una prestación social a la que tienen derecho los trabajadores formales y equivalen a un mes de salario por cada año trabajado o proporcional al tiempo laborado. En caso de necesitarlo, el trabajador debe demostrar ante el empleador y el fondo de cesantías que la destinación de estos recursos se encuentra dentro de lo definido por la ley.

“Las cesantías deben ser vistas como un salvavidas ante coyunturas como la que atravesamos, como ese seguro de desempleo o como el ahorro que acerca a las personas a esos grandes sueños de vivienda y educación; y que no se vean como un salario extra del que se puede disponer en cualquier situación”, expresó Francisco Javier Cubillos Ángel, líder de operaciones y servicios para clientes Protección.

Rendimientos

Los rendimientos generados por cesantías dependen de la gestión del fondo en el que están invertidas, del tipo de inversiones que se hagan y de factores externos como las condiciones de los mercados y de las economías tanto local, como internacional.

Existen dos portafolios para optimizar estos rendimientos en función del plazo en que vayan a permanecer los recursos ahorrados. El Portafolio de Largo Plazo, para aquellas cesantías que se guardarán por un buen tiempo como seguro de desempleo o para compra de vivienda, pues la rentabilidad está proyectada en un periodo de 2 a 3 años. Por otro lado, está el Portafolio de Corto Plazo, para las cesantías que se usarán en menos de un año; como éste debe atender los retiros parciales o totales de las cesantías, el portafolio es conservador, las inversiones son muy líquidas y no generan altas rentabilidades.

“La recomendación es mantener la mayor cantidad de tiempo posible las cesantías en el fondo, de esta manera se van a generar más rendimientos y las personas tendrán más recursos para cumplir sus metas. Hay personas que acostumbran a retirar las cesantías año tras año y al momento de tener un tiempo de crisis o querer hacer una inversión pues estos recursos que pueden ser de gran ayuda se van a ver reducidos” agregó Cubillos Ángel.

Por su parte, los intereses a las cesantías son un beneficio que reciben los trabajadores colombianos cada año de parte de su empresa o empleador y corresponden al 12% del valor de las cesantías de ese año. Los intereses a las cesantías se le deben entregar directamente el trabajador antes del 31 de enero de cada año.

Al retirarlas

Las cesantías están destinadas en caso de que la personas se encuentra cesante o si bien quiere invertir en compra de vivienda o educación. Lo fundamental, al momento de retirarlas es presentar la documentación requerida según el caso: si es para vivienda toda la documentación del inmueble; si es para educación, colilla de pago de la institución educativa; si es por desempleo, carta de terminación del contrato.

Por otra parte cuando el afiliado al fondo de cesantías fallece, dichos recursos pueden ser solicitados por sus beneficiarios de ley, cónyuge, hijos u otros dependientes. Para esto, el empleador debe publicar tres edictos en diarios de circulación nacional, para que las personas que se consideren beneficiarios de las Cesantías se presenten. Adicionalmente el empleador debe enviar una carta a la AFP notificando el suceso.

Compartir