21 C
Pereira
domingo, marzo 3, 2024

Aumento salarial afecta a pequeños distribuidores de combustible

La Reforma Laboral y el aumento del salario mínimo no van acorde a los problemas estructurales de las EDS.

Un empleado de una estación de servicio (EDS) le cuesta a una distribuidora minorista alrededor de $2 millones y medio con todas las prestaciones de Ley. Este ha sido un gremio reconocido por trabajar 24 horas, durante siete días a la semana. De esta manera, el reciente aumento del 12.07% en el salario mínimo ha suscitado preocupaciones en Imzacom – Fendipetróleo. Argumentan que en un entorno con diversos problemas estructurales como el suyo, será considerablemente desafiante hacer frente a estos incrementos en los costos laborales y prestacionales.

“Lo hemos manifestado muchas veces, el sector minorista acompaña el mejoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores desde la recuperación de su poder adquisitivo pasando por la formalización en algunas zonas del país, pero eso es posible si y solo si el Gobierno actualiza la remuneración del margen minorista echado a menos en el último lustro y se corrijan los problemas estructurales existentes como son la integración vertical por parte de compañías mayoristas; la excesiva carga normativa y regulatoria y de control de autoridades ambientales, policivas y de entidades como la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC); entre otras”, manifestó José Alberto Arias Tabares, presidente ejecutivo de Imzacom-Fendipetroleo.

Entre los problemas estructurales que expone el gremio se encuentra la integración vertical que distribuidores mayoristas aplican sobre aquellos minoristas, así como la guerra de precios, excesiva carga regulatoria y la inseguridad. Arias comentó que paulatinamente el mercado minorista podría verse seriamente afectado: “Aquí hay compañías mayoristas que tienen procesos de integración y hacen parte de eslabones de la cadena de comercialización y ellos, al tener estaciones propias, sacrifican ese margen minorista para poder, entre comillas, beneficiar al cliente y a los consumidores, acabando poco a poco con la competencia”.

La actual situación representa un desafío para las más de 50 pequeñas distribuidoras con las que cuenta el departamento, especialmente en consideración al estrecho margen bruto que apenas alcanza el 5%. En este contexto, Arias afirmó que es necesario ajustar la remuneración del sector, tomando en cuenta la indexación de los costos de los últimos cinco años, los cuales aún no han sido debidamente reconocidos. Estas medidas son esenciales para asegurar la estabilidad y sostenibilidad económica del sector en el futuro.

“Las EDS, en su gran mayoría microempresas familiares, requieren que se corrijan estos problemas; que no son difíciles de solucionar si existiera voluntad política; una vez corregidos, el sector estaría en capacidad no solo de asumir este nuevo incremento salarial, de reconocer el ajuste en horas nocturnas, de dominicales y festivos propuestos en la reforma laboral, sino también de garantizar la prestación continua y eficiente de este servicio público a todos los colombianos”, puntualizó el vocero gremial.

Dato
Pereira cuenta con 50 EDS, mientras que Dosquebradas 22 y La Virginia 4.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -