Actividad edificadora presentó contracción por restricciones de fin de año

Pese a que el sector de la construcción fue uno de los que mejor dinámica presentó desde el inicio de la reactivación económica, los últimos meses del 2020, esta actividad mostró una contracción en su economía. 

En un análisis del sector realizado por la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), se evidencia que la construcción fue el sector que experimentó la contracción más profunda. Durante el último trimestre de 2020, esta actividad se deterioró un 27.7% anual, en comparación el -1.9% que se registró un año atrás. Esta contracción es superior a la registrada en el tercer trimestre del año anterior, donde se reportó una dinámica de -27.3% anual. 

“El mal desempeño del trimestre se explica por la marcada caída en sus tres componentes: obras civiles, que decreció un 29.6%, edificaciones con -26.5% y actividades relacionadas con el sector con -27.5%. Con ese desempeño, para el año completo la construcción acumuló la caída que estamos evidenciando en esta medición”, argumentan en el informe.

 

Actividades

En cuanto al comportamiento del componente de edificaciones este se relaciona con el menor dinamismo de las edificaciones distintas a vivienda, así como, del segmento de vivienda No VIS. 

Sin embargo, se debe tener en cuenta que desde años anteriores las edificaciones presentan problemas estructurales que resultan ser ajenos a la coyuntura actual. Ahora, lo anterior se refleja en los indicadores de oferta del sector. 

De hecho, las cifras del área causada, exhiben una contracción de 22.3% en el último trimestre de 2020. En línea con ese deterioro, el área licenciada en 2020 se contrajo un 27.6% y las iniciaciones de obra un 4.6%.

Vale la pena señalar que, estos indicadores no alcanzaron a recoger los buenos desempeños que el componente comercial presentó en el año.

Lo anterior se debe, por un lado, a que gran parte de los paquetes de subsidios  fueron absorbidos por la vivienda de interés social, que son edificaciones que generan menos valor agregado al sector. 

Por el otro, se estima que en las edificaciones hay un margen aproximado de 6 meses entre los indicadores de demanda y los de oferta. En tanto, es el tiempo aproximado que le toma a un proyecto llegar a su punto de equilibrio y de esta forma iniciar obra.   

Por el lado de los metros cuadrados licenciados, a corte de enero de 2021, la contracción en el acumulado anual fue de 30.7%, en comparación con el crecimiento de 6.9% observado un año atrás. Eso obedeció a las caídas registradas en las licencias no residenciales con -33.1% y en las no residenciales con -30.0%. 

De esta manera, el área licenciada total fue de 13.8 millones de metros cuadrados en el acumulado 12 meses a enero de 2021 y destacó la participación de las licencias de vivienda con 78.9%, seguidas por las de comercio con 7.8% y bodegas con 2.3%. Al interior del componente no residencial, el mayor crecimiento se observó en el destino de hotelería con 99.1%, mientras que, el mayor deterioro se reportó en bodegas con -44.5%

Ventas

En cuanto a las ventas de vivienda, opuesto a los resultados de la oferta, el 2020 resultó ser un año positivo gracias a la estrategia contra-cíclica que se impulsó a través del paquete de subsidios VIS y No VIS. El cual se consolidó entre los meses de junio y septiembre del año pasado. Tal es así que el crecimiento acumulado en las ventas en 2020 fue de 10.1%, superior al desempeño de 9,3% del 2019.

“Entrado el 2021 el crecimiento anual de las ventas presentó un deterioro inicial, en respuesta a los cierres de las actividades económicas. Sin embargo, a medida que se retomó el proceso de reactivación, las ventas recuperaron terreno llevando a una variación en el acumulado 12 meses de 5.4% en febrero de 2021”, argumentan desde la Anif.

En ese resultado, si bien se observan crecimientos en algunas unidades de vivienda de estratos medio y alto, aún el segmento VIS, con crecimientos de 8.2%, continúa siendo quien jalona los resultados comerciales, dado que el No VIS sigue exhibiendo contracciones de al menos -1.0%.

 

Crecimiento

De cara a 2021, desde la Anif proyectan una tasa de crecimiento cercana al 4.3%. En ese resultado el desempeño del sector de la construcción será determinante.

“Los encadenamientos que se logran con sectores conexos tienen la capacidad de generar mucho empleo. Igualmente, esperamos un repunte en las actividades de comercio, transporte y turismo, que estará condicionado al desempeño del mercado laboral y la recuperación de ingresos por parte de los hogares”, aseguran en el informe.

Los demás sectores también tendrán buenos crecimientos, lo que, no obstante, no es suficiente para retornar al valor de la producción de la economía colombiana a sus niveles pre-pandemia. 

Ahora, bajo este escenario, la entidad proyecta un crecimiento de 5.9% para el sector de la construcción en 2021. El cuál estaría apalancado, en mayor medida, por las variaciones positivas del rubro de obras civiles, para el cual proyecta un crecimiento de 11.5% y edificaciones con 3.6%. Así mismo se estima un crecimiento en menor medida para las actividades relacionadas con 1.6% de incremento. 

Finalmente la Anif también señala que estas perspectivas pueden verse afectadas por la implementación de medidas restrictivas que lleven a nuevos ceses de las actividades económicas, como se experimentó en el mes de enero. “Razón por la cual, hemos sido reiterativos en la necesidad de migrar a estrategias que medien entre los cuidados sanitarios y el bienestar económico y social del país”, argumentan.

Compartir