13.3 C
Pereira
domingo, julio 14, 2024

13% de la población LGBTIQ+ en Colombia se encuentra sin empleo

En el Día Internacional del Orgullo, se conmemora la labor que la población LGBTIQ+ ha realizado para obtener trabajos dignos.

Francis lleva alrededor de 52 años trabajando en salones de belleza. Desde que comenzó a peinar a sus hermanas en Cali, su ciudad natal, a los siete años, supo que esa sería la profesión a la que dedicaría su vida. En 1977, se trasladó a Pereira con el objetivo de emprender y enfrentar los estigmas sociales. En 1980, abrió su primer negocio en el centro de Pereira, una peluquería, en una época en la que mencionar la palabra «trans» era sinónimo de violencia.

Una violencia que se ejercía hacia aquellas personas que no se sentían conformes con su identidad y querían mostrarse cómo eran. A pesar de que Francis logró sobreponerse, afirma que una de las principales barreras a las que se enfrentó para vivir dignamente en Pereira era el castigo que recibía por parte de la fuerza policial, así como el rechazo de la sociedad, aquella que asociaba duramente a las mujeres trans con delincuencia o trabajo sexual:

“A las personas LGTBQ les da un poquito de dificultad encontrar empleos, sobre todo aquellas personas trans, es muy difícil que crean en ellos en cualquier empresa, incluso siendo profesionales, porque hay mucha mujer trans que es diseñadora, arquitecta, médica, incluso hombres trans, y tienen siempre la barrera, como que no creen en nosotros y hay un referente en la sociedad muy grave, que a veces nos asocian es con sexo y eso es gravísimo. Nosotros no somos sexo. Obviamente que tenemos una sexualidad, pero no somos sexo, somos personas”, expresó Francis.

Francis Echevarría ha sido reconocida en Pereira por ser una lideresa en diversidad e inclusión. Su local se encuentra en el Centro Comercial Pereira Plaza.

Y es que en pleno 2024, el país está empezando, desde el tema normativo, un camino hacia la inclusión a través del decreto 762 del 2008, el cual se traduce en la adopción de políticas públicas para garantizar los derechos de las personas que hacen parte de la población LGBTIQ+ y de las personas con orientaciones sexuales e identidades de género diversas.

Sin embargo, aún persisten retos en la implementación de estas normativas. Yésica Espinosa, docente de derecho laboral del Politécnico Grancolombiano, expresó que aunque en el sector público se implementan con mayor rigor, “a nivel privado no hay una inclusión tan ardua. Hay mucha desigualdad en las organizaciones y aunque existen este tipo de iniciativas, es en realidad lo que se le conoce popularmente como ese techo de cristal, que realmente se refiere a las barreras invisibles que afronta esta comunidad en su carrera profesional y, a veces no es por carencia de preparación o capacidades, sino que es como si les hubieran asignado un rol diferente por sentirse identificadas de una manera que la sociedad culturalmente todavía no entiende”, explicó.

Del dato a la realidad

Para el periodo que comprende mayo 2023 a abril 2024, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) identificó que la tasa global de participación (TGP) de la población LGBT fue de 81,6%, siendo 14,2 puntos porcentuales mayor que la de la población no LGBT (67,4%).

La tasa de ocupación de la población LGBTIQ+ fue de 70,7%, siendo mayor en 10,0 puntos porcentuales respecto a la de la población no LGBTIQ+ (60,6%). Lo anterior no se traduce en que las personas de la población LGBTIQ+ tengan más empleos, ya que de las 490 mil personas que se autoperciben como lesbianas, gais, bisexuales, trans y no binarias, lo cual equivale al 1,3% de la población mayor de edad en el país, 346 mil se encuentran ocupadas, ya sea estudiando o laborando, es decir, esta población tiene una mayor tasa de desocupación, la cual fue para el periodo comprendido de mayo 2023 a abril 2024, del 13,4%, diferente a la registrada en ese mismo periodo para las personas que no LGBT, que registró 10,1%.

Respecto a las poblaciones, se observa que 90 mil personas LGBT se encuentran fuera de la fuerza de trabajo, es decir, el 18,4% de la población LGBT en edad de trabajar, mientras que el 32,6% (12,0 millones de personas) de la población no LGBT está fuera de la fuerza de trabajo.

¿En qué se emplearon?

El DANE afirma que la rama de actividad económica que concentró el mayor número de personas ocupadas LGBT, fue administración pública y defensa, educación y atención de la salud humana (17,3%); seguido de comercio y reparación de vehículos (15,0%). Por su parte, en la población no LGBT la rama que más concentró personas ocupadas fue comercio y reparación de vehículos (17,6%), seguida de agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca (14,2%).

En el caso de Francis, ella era consciente de que la sociedad la encasillaba en actividades relacionadas con la belleza, modistería y trabajo sexual. “Esas eran las únicas profesiones antiguamente para todos nosotros. Hoy en día se ha superado ya esa barrera porque hoy en día todas las niñas trans ya no quieren ser todas peluqueras, han buscado otras profesiones, pero aun así todavía muchas de las personas de la población llámense gays, llámense en trans e incluso los bisexuales muchas veces buscan peluquería porque se sienten más respaldados, más encajados y pueden saltar a otra plataforma que ellos consideren que es el emprendimiento en colocar ya un negocio como tal y no solamente peluquería, distribuidora de belleza o ropa”.

Ahora bien, respecto a la posición ocupacional de la población ocupada, se evidencia que las personas LGBT en su mayoría se encuentran en las posiciones de obrero, empleado particular (57,4%) y trabajador por cuenta propia (32,4%). Por su parte, la población ocupada no LGBT se ubica principalmente en obrero, empleado particular (43,6%), seguido de trabajador por cuenta propia (41,6%).

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -