Qué es el Estado de Emergencia

De acuerdo con la Constitución Política de Colombia, cuando se presentan hechos que perturben o amenacen perturbar en forma grave e inminente el orden económico y social o que constituyan una calamidad pública, el Presidente podrá declarar Estado de Emergencia, lo que le permitirá un actuar ágil y eficiente para hacer frente a la situación de crisis y a su vez, minimizar la expansión de los efectos de esta, mediante la expedición de decretos con fuerza de ley.

Esta medida se determinó porque actualmente el país está atravesando por una combinación de situaciones complejas que ya están amenazando gravemente el orden económico y social. Puntualmente el Covid-19, la volatilidad internacional de los precios del petróleo y la incertidumbre de los mercados financieros, implican retos importantes e inmediatos.

Esto obliga a que como Estado, se garantice la prestación de los servicios requeridos para atender la emergencia sanitaria, aliviar los efectos adversos sobre los hogares y empresas y dar los insumos necesarios para mantener y restablecer la actividad económica del país.

Lo que se busca
La prioridad con esta medida es atender las necesidades y requerimientos del sector salud relacionados con la pandemia, esto se traduce en la expansión de la capacidad diagnóstica del país y el fortalecimiento de la red de Unidades de Cuidados Intensivos. También se reducirá el IVA a las importaciones de elementos para la prestación de servicios de salud.

Adicionalmente, hay una serie de medidas que buscan reducir el impacto social y económico derivado de esta situación y proteger el empleo y la producción. Dentro de estas medidas se encuentra garantizar la provisión de recursos económicos para la población vulnerable.

Recursos
Una de las preguntas es de dónde saldrán los recursos para atender esta situación. Desde el Gobierno central manifestaron que cuentan con los recursos para gastar con responsabilidad fiscal y atender las necesidades que demanda la coyuntura actual. En efecto, el Estado cuenta con activos financieros importantes para solventar las necesidades de gasto derivadas de la pandemia.

Los recursos provendrán del Fondo de Ahorro y Estabilización que aportará $ 12.1 billones y los aportes al Fonpet que alcanzan los $ 2.7 billones. Así mismo, el Estado cuenta con fuentes de capital correspondientes a $ 4 billones en activos que permitirán otorgar garantías por un monto máximo de hasta $ 48 billones.

Deja un comentario