24.4 C
Pereira
lunes, septiembre 26, 2022

¿Está en riesgo la declaratoria del Paisaje Cultural Cafetero de Colombia?

Esta es una pregunta que integra grandes complejidades del orden político, económico, administrativo y fiscal; sin embargo, a partir de la investigación realizada por el Grupo de Estudios de Gestión Territorial de la ESAP Quindío-Risaralda y liderada por el PhD Jairo Ordilio Torres Moreno sobre el Paisaje Cultural Cafetero de Colombia PCCC, se entregan algunas pistas frente a los posibles riesgos que se ciernen en el PCCC a corto y mediano plazo.

El Paisaje Cultural Cafetero no es una entidad territorial en sí misma, ni una entidad administrativa pública, ni un esquema asociativo territorial formalmente constituido, ni mucho menos una región (de acuerdo con la normatividad vigente); en términos concretos, el PCCC es un territorio integrado por 51 municipios y 858 veredas de los departamentos de Caldas, Quindío, Risaralda y Valle del Cauca, los cuales fueron reconocidos en el año 2011 por la UNESCO como patrimonio común de la humanidad por medio del análisis de elementos arquitectónicas, sociales, culturales, económicas y naturales caracterizadas en 16 atributos únicos en el mundo gestadas alrededor de la actividad productiva del café.

Hablar del PCCC como territorio, implica exceder los limites político administrativos tradicionales, es decir, sobrepasar las fronteras municipales o departamentales ya que las características de su reconocimiento y su amplia extensión (141.000 ha en el área principal) así lo ameritan. Esto representa un reto mayúsculo, dado que, si bien existe un modelo de gobernanza integrado por ministerios, gobernaciones, alcaldías, corporaciones públicas, universidades, gremios, entre muchos otros, son los municipios que forman parte del PCCC quienes tienen la mayor responsabilidad para su conservación, aun cuando el 93,6% de estos se encuentra entre 5ta y 6ta categoría y cerca del 93% está en riesgo o deterioro fiscal, lo que dificulta la administración y gestión de la declaratoria.

A nivel general existen muchos factores que ponen en riesgo la sostenibilidad del PCCC tales como el cambio de la actividad productiva del café, cambios en el uso del suelo, la presión urbana en las zonas rurales, la destrucción del patrimonio arquitectónico, el cambio climático, el bajo relevo generacional, entre muchos otros; no obstante, las entidades territoriales cuentan con una serie de instrumentos que contribuyen a focalizar acciones necesarias para la conservación de la declaratoria como el Plan de manejo del PCCC, el cual ayuda a prevenir y mitigar los posibles impactos negativos sobre el territorio. Sumado a este, los Planes de Ordenamiento Territorial (POT, PBOT, EOT) y el Catastro Multipropósito, integrados al PCCC, podrían convertirse en las herramientas de planificación y gestión territorial más

importantes para la protección de este activo cultural estratégico desde las dimensiones socio económicas y físico espaciales.

Desde la perspectiva del Catastro, este instrumento no solo contribuye a obtener información a nivel de los predios públicos y privados en aspectos como áreas, linderos y edificaciones, sino que desde su enfoque multipropósito, la información cartográfica es levantada con un alto grado de detalle y exactitud bajo un modelo de datos estándar que permite su cruce con información de tipo ambiental, de infraestructura, servicios públicos, red hídrica, zonas de riesgos, entre muchas otros que aportan en el conocimiento preciso del territorio.

Esta información recopilada es un insumo fundamental para los procesos de revisión y actualización de los POT, debido a que partir de dicha información actualizada se pueden definir los derechos y responsabilidades sobre los predios, establecer con certeza las zonas y áreas de protección, fijar normas específicas sobre el uso del uso, entre otras acciones, lo cual es una de las principales necesidades de los municipios en materia de protección del PCCC, debido a que actualmente no se conocen en detalle los predios que hacen parte del área principal y de amortiguamiento, por lo tanto, se dificulta llevar a cabo un control adecuado sobre el territorio. Así mismo, de acuerdo con los investigadores de la ESAP, desde los planes de ordenamiento se pueden impactar de forma directa alrededor de 13 atributos de los 16 que constituyen el PCCC, lo cual es una oportunidad única para avanzar en la integración la declaratoria a estos instrumentos y desarrollar acciones concretas para su protección.

Para concluir, si bien diferentes entidades han trabajado durante los últimos años por visibilizar y exponer las diversas características y problemáticas por las que atraviesa el Paisaje Cultural Cafetero, lo cierto es que ante la falta de normas que definan acciones concretas y coordinadas entre los municipios, los pocos recursos disponibles y las bajas capacidades administrativas, se deben utilizar las herramientas que se tienen a la mano desde la administración pública y la normatividad vigente para maximizar sus efectos y evitar que en algún momento el “somos patrimonio de la humanidad” se convierta en un “fuimos patrimonio de la humanidad”.

 

*Equipo de investigación del Grupo de Estudios de Gestión Territorial de la ESAP

Jairo Ordilio Torres Moreno

Fernando Parra Salazar

Cesar Augusto Álvarez Bermúdez

Cristina Quintero Cortés

Yulany Robayo Largo

Oneider Alexis Giraldo Valencia

Diana Carolina Palacio Escobar

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -