Ofrecen US$ 10 millones por captura de Iván Márquez y Santrich

El Gobierno estadounidense anunció una recompensa de hasta 10 millones de dólares a cambio de cualquier información que lleve al arresto de los exlíderes prófugos de las Farc, Seuxis Hernández Solarte y Luciano Marín Arango, a los que EE.UU. acusa de tráfico de drogas.

«El Departamento de Estado anunció las recompensas por cada información que lleve al arresto y/o encarcelamiento de Seuxis Hernández Solarte, también conocido como Jesús Santrich, y Luciano Marín Arango, también conocido como Iván Márquez», explicó el Departamento de Estado en un comunicado publicado en su página web.

Tanto Hernández Solarte como Marín Arango, son excomandantes insurgentes que participaron en 2016 en el proceso de paz y, en 2017, solo unos meses más tarde del fin del proceso, pasaron a integrarse en la recién fundada Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

EE.UU. les acusa de cooperar con el cartel venezolano de Los Soles para enviar grandes cargamentos de cocaína a EE.UU. Por ello, fueron imputados por el Departamento de Justicia el pasado marzo en un edicto en el que también se acusaba a altos funcionarios de Venezuela, incluido el presidente de este país, Nicolás Maduro.

«Durante décadas las Farc han usado el tráfico de drogas para financiar actividades terroristas y han cooperado con las corruptas élites de Venezuela para amenazar a EE.UU. y sus aliados. Esperamos que el aumento de estas recompensas envalentone a aquellos que tienen información valiosa para que contacten a la DEA», explicó el administrador interino de la Administración para el Control de Drogas (DEA), Timothy J. Shea, en un comunicado.

Las recompensas ofrecidas se enmarcan en el Programa de Recompensas de Narcóticos (NRP), bajo el que más de 75 grandes traficantes han sido puesto a disposición judicial desde su creación en 1986; años en los que la Administración ha pagado más de 130 millones de dólares a cambio de las informaciones.

Según las autoridades colombianas, el grupo disidente encabezado por Márquez, que fue número dos de la antigua guerrilla y jefe negociador en los diálogos de paz, se esconde en territorio venezolano donde goza de la protección del Gobierno de Nicolás Maduro. (EFE)