¿Están preparados los colegios públicos para la virtualidad?

Marcela Arboleda Arias

Aunque la medida es transitoria debido a la situación sanitaria por la que atraviesa el país, los colegios públicos dejaron de dictar clases de manera presencial. En Risaralda 527 sedes educativas, lo que corresponde a 48 escuelas y colegios entraron en receso académico. No obstante, hasta el 30 de marzo de este año los docentes deben organizar un plan para brindar clases de manera virtual. ¿Están  preparados los colegios públicos del país para implementar lecciones virtuales ante una suspensión indefinida de clases por cuenta del Covid-19?.

Según el Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Pontificia Universidad Javeriana, aproximadamente, el 63 % de los estudiantes en educación media de los colegios públicos de Colombia no tienen acceso a internet ni computador en su hogar.

“Encontramos datos muy importantes pero un poco alarmantes en términos de cuál es la cobertura que realmente podemos tener de manera virtual en los colegios oficiales, y vemos que hay un porcentaje elevado de estudiantes que no cuentan con las herramientas para recibir clases virtuales, eso significa que la estrategia de aula virtual no cubriría al 63 % de la población estudiantil”, precisó Gloria Bernal, codirectora del Laboratorio de Economía de Educación de la Universidad Javeriana.

Otro de los resultados que arrojó el estudio es que el 48 % de los estudiantes de grado 11, tiene internet, el 59 % tiene computador y un 37 % tiene internet y computador, una cifra pequeña cuando en la actualidad muchos de los temas son investigados en el mundo digital; por tanto, una  implementación de este plan virtual en los hogares, dejaría de lado a los chicos que son más vulnerables, pues no tienen acceso a herramientas tecnológicas.

Limitaciones tecnológicas

Para Bernal es importante que el Gobierno reconozca las estadísticas respecto a las falencias en materia tecnológica y cobertura de banda ancha, pues no sólo se necesita de internet y de computadores para recibir las clases. De los departamentos más afectados por esta situación está  Vaupés,  Vichada,  Amazonas, Córdoba y Guainía con 8%,  17,  18,  19  y 20 % de cobertura respectivamente.

Los menos afectados son Bogotá con el 64 % de cobertura, Valle con el 51 %,  Quindío con el 49 % y Risaralda y Antioquia con el 47 %.

“Debemos reconocer que no todos los departamentos tienen la posibilidad de brindar y recibir clases virtuales, por eso es importante buscar estrategias y alternativas para mitigar la situación educativa. Sin embargo, hemos evidenciado que aunque algunos chicos no tienen computador, si tienen celulares que de alguna manera cuenta con acceso a internet, por eso sería importante que las aulas virtuales se puedan ajustar a aplicaciones móviles para ampliar la cobertura estudiantil”, manifestó la codirectora del Laboratorio de Economía de Educación de la Universidad Javeriana.

Por su parte, Viviana Katherine Usgame Peña, directora del Programa de Derecho de la Fundación Universitaria del Área Andina, indicó que aunque los colegios públicos ya han vivido etapas de cese de actividades por otras circunstancias, es necesario que el Gobierno Nacional y local oriente sus esfuerzos en dotar a las instituciones educativas de herramientas tecnológicas que les permitan mitigar los impactos negativos que se ocasionan por la suspensión de las actividades académicas. Por ejemplo, el rector nacional de Areandina, José Leonardo Valencia, ha manifestado públicamente su interés en apoyar a los colegios en la implementación de estrategias virtuales.

Estudio en Pereira

En el año 2019, Areandina participó en un proyecto que se ejecutó en 12 colegios ubicados en la Comuna Cuba, unos de sus objetivos se centró en definir un plan de mejoramiento para implementar el emprendimiento digital en el Proyecto Educativo Institucional (PEI) de las Instituciones educativas participantes.

Este proceso se realizó en varias fases, sin embargo, una de ellas fue la etapa de co – creación que se desarrolló con rectores y coordinadores académicos, puesto que, en dicha etapa se plantearon tres escenarios a través de la herramienta Matriz de Cambios, el primero un horizonte científico y tecnológico; el segundo un horizonte ocupacional relacionado con las competencias de los estudiantes y el tercero un componente innovador emprendedor que se concentró en las competencias de los emprendedores, lo anterior, en los próximos 50 años.

Es claro que los rectores y coordinadores académicos, así como el gobierno local han generado estrategias para sensibilizar y concientizar al respecto de la importancia competitiva del uso de las herramientas tecnológicas y digitales, “sin embargo, aún queda camino por recorrer, temas como: la poca infraestructura tecnológica existente, la brecha generacional, la baja conectividad, el número de computadores por estudiantes, poco ancho de banda para las Instituciones educativas, poco conocimiento en el aprovechamiento de las oportunidades de negocio relacionada a tecnologías emergentes como internet de las cosas, blockchain, entre otras, representan un gran reto”, explicó Viviana Katherine Usgame Peña, directora del Programa de Derecho de la Fundación Universitaria del Área Andina a El Diario.