Así va el escándalo de las ‘chuzadas’

Luego de casi una década ‘sin chuzadas’ el espionaje revivió, y aunque con la Ley de Inteligencia muchos colombianos creyeron que este delito no se volvería a presentar, pero las denominadas ‘Chuzadas de la Fiscalía’ en 2018 y las evidencias expuestas por la revista Semana en la publicación “Chuzadas sin cuartel” revelaron lo contrario.

Las denuncias

En junio de 2019, los senadores Iván Cepeda, Antonio Sanguino y Roy Barreras denunciaron ser víctimas de escuchas ilegales en su contra por parte de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), con lo que aseguraron que se buscaba crear un “montaje judicial”. Otras víctimas de dichas actividades ilegales realizadas por militares fueron el exgobernador de Nariño, Camilo Romero y la magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Cristina Lombana.

Otro de los militares que dio sus declaraciones el pasado sábado a Semana, señaló que cuando los congresistas realizaron la denuncia activaron una operación “de contrainteligencia para cubrir su rastro y desviar la atención hacia otras agencias de inteligencia”.

Así operaban

De acuerdo con dicho informe, miembros de inteligencia militar denunciaron cómo utilizaron de forma ilegal “sofisticados equipos” donados por organismos de inteligencia de EE.UU. para “fines ilegales”.

Militares de batallones de ciberdefensa, declararon que las ‘chuzadas’ fueron realizadas desde dos guarniciones militares, con el propósito de evitar allanamientos y entromiciones de algún medio de comunicación y poder blindar las interceptaciones.

También expusieron que “recibíamos órdenes que venían directamente desde el comando sin ningún tipo de requerimiento o documentos. Por la misión y los blancos estos estaban orientados a temas estrictamente políticos, lejos de nuestra misionalidad y en los cuales no deberíamos inmiscuirnos”. Se conoció además, que las interceptaciones ilegales  no solo eran dirigidas a magistrados, sino también a diferentes políticos y periodistas.

“Nos dieron la orden de continuar el monitoreo, los seguimientos y, lo más grave de todo, es que nos ordenaron entregar esa información directamente a un reconocido político del Centro Democrático (partido de Gobierno)”, añadió el uniformado.

Parte de dichas labores ilegales fueron ejecutadas desde el batallón de ciberinteligencia ubicado en Facatativá (Cundinamarca)

Lo negaron

Oficiales negaron su participación en dichos hechos y además aseguraron no tener software o herramientas informáticas para acceder a llamadas, correos electrónicos y/o conversaciones de WhatsApp. Sin embargo, la revista Semana tiene en su poder el contrato de 2019 por el cual el Comando de Apoyo de inteligencia militar (Caimi) compró una plataforma tecnológica llamada Hombre Invisible, a una empresa española representada en Colombia por un exoficial de la Armada Nacional. Uno de los uniformados que maneja dicho sistema, contó que “más allá de las innumerables irregularidades en la licitación y la evidente asignación a dedo de ese contrato, esta herramienta nos permite hacer de todo: meternos a cualquier computador, acceder a llamadas y conversaciones de WhatsApp y Telegram Web, descargar conversaciones de chat archivadas o borradas, fotos y en general lo que tenga almacenado en la memoria de la máquina infectada”.

Según uniformado, les ordenaron “continuar el monitoreo, los seguimientos y, lo más grave de todo, es que nos ordenaron entregar esa información directamente a un reconocido político del Centro Democrático.”

Los hallazgos

Comisión de la Corte Suprema de Justicia y policías judiciales de la Dirección de Investigaciones Especiales de la Procuraduría, realizaron diligencia de allanamiento el 18 de diciembre de 2019 a las 8:45 de la mañana, y encontraron como evidencia: memorias USB, teléfonos celulares, computadores, documentos, entre otros, los cuales serán analizados en el laboratorio de informática forense de la Procuraduría.

Al parecer las interceptaciones de las líneas telefónicas se realizaron mediante el dispositivo StinGray, el cual puede camuflarse en maletas o baúles de carros y funciona como una antena la cual registra las llamadas que se realizan cerca de este.

El Presidente

Sobre el artículo de Semana, Duque manifestó este sábado que pidió al ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo; al nuevo comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro, y al comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, que lleguen “hasta el fondo con todas las investigaciones contra hechos de malas conductas”.

Respuesta del Uribismo

“Solicitamos a las autoridades competentes que de comprobarse en la investigación oficial la veracidad de la información emitida por el medio de comunicación hagan públicos los nombres de los integrantes del partido presuntamente implicados en dichas acciones, para tomar las medidas correspondientes”, detalló el Centro Democrático en un comunicado.