14.7 C
Pereira
domingo, octubre 2, 2022

El Consejo de Estado les dio la razón

Liliana Cardona Marín

Una campaña del Ejército Nacional refiere que sus miembros son héroes y obviamente que lo son al arriesgar a diario la vida por los colombianos y el territorio. Lo que no queda del todo claro es por qué uno de sus miembros es retirado del servicio sin más explicación que la discrecionalidad. 

 

Lo que enreda más el asunto es que al tener la categoría de discrecionalidad y no poder conocer los motivos para la decisión del retiro, no se pueden controvertir y se asiste con tristeza a que el militar tenga que escuchar que sale del servicio, después de 15 años y 10 meses sin el derecho a la Asignación de Retiro, que para el caso de los ciudadanos del común sería el equivalente a alcanzar la pensión. Aparte de tristeza, causa asombro que la campaña de los héroes solo sea de puertas para afuera.

 

El caso de Jhon Fredy

El sargento viceprimero del Ejército Nacional Jhon Fredy Martínez López es el protagonista de este caso inédito, porque de no haber buscado asesoría jurídica a tiempo a lo que a todas luces es la violación de un derecho por parte de la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares (Cremil), los años que puso en riesgo la vida y la protección de su núcleo familiar se hubiesen traducido en un bono pensional por algo así como 700 semanas cotizadas al régimen común de pensión en cualquiera de los fondos.

 

Eso le significaba a Martínez López cotizar como independiente al menos otros 15 años de su vida, lo que es a todas luces la violación de un derecho adquirido en una persona que como proyecto de vida solo ha sabido ser militar y quien por todo el tiempo antes mencionado anuló su vida social para internarse en las selvas y cuidar las fronteras del país.  

 

El suboficial Martínez acudió al abogado Alejandro Aguirre y al bufete The Firm, allí iniciaron las acciones tanto administrativas, como judiciales para el caso, lo que los llevó a obtener por parte del Tribunal Administrativo del Cesar, en primera instancia y del Consejo de Estado, en segunda Instancia, una decisión favorable que le permitió al suboficial el reconocimiento del derecho solicitado, lo que se traduce en gozar de un derecho prestacional de carácter vitalicio como la Asignación de Retiro. 

abogado Alejandro Aguirre.

“Este logro obtenido por vía judicial y especialmente la sentencia proferida por el máximo Tribunal de lo Contencioso Administrativo – Consejo de Estado, deja en evidencia la manera en que las Cajas de Retiros tanto de las Fuerzas Militares como de la Policía Nacional transgreden derechos fundamentales sobre los miembros de la Fuerza Pública, a quienes de manera restrictiva se les niega, pese a que el servidor público ha acreditado el cumplimiento de un tiempo mínimo por prestación del servicio”, puntualizó el abogado Aguirre especialista en derecho Constitucional, doctorando en Derechos Humanos y Justicia Internacional. 

Aunque la decisión del Consejo de Estado no tiene carácter vinculante, si sienta un antecedente para este tipo de casos.

 

El terreno legal

La Asignación de Retiro actualmente es un derecho del cual goza todo funcionario de la Fuerza Pública por haber ejercido funciones propias dentro de la institución de la Policía Nacional o las Fuerzas Militares de Colombia durante un periodo de tiempo determinado, esto es, 20 años de servicio para los Oficiales, Suboficiales y miembros del Nivel Ejecutivo, regulado por la Ley 923 del año 2004. Ahora bien, para aquellos funcionarios que ingresaron con anterioridad a la expedición de esta Ley (31 diciembre de 2004), el régimen prestacional y de asignación de retiro se encontraba regulado por los Decretos Ley 1211 y 1212 del año 1990, los cuales, establecen en sus artículos 163 y 144 respectivamente, que para gozar de una Asignación de Retiro como miembro de la Fuerza Pública era necesario acreditar únicamente 15 años de servicio activo bajo las causales y circunstancias allí previstas. 

 

Cifra

13 años duró el proceso legal del suboficial retirado.

 

Dato

Artículo 217, Constitución de Colombia: La Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares permanentes constituidas por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Las Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio nacional y del orden constitucional.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -