El suicidio figura entre las 20 causas de defunción más importantes en todas las edades a nivel mundial, puesto que según cifras de la Organización Mundial de la Salud, cada año se suicidan casi un millón de personas. Las enfermedades mentales, principalmente la depresión y los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, la violencia, las sensaciones de pérdida y diversos entornos culturales y sociales constituyen importantes factores de riesgo de suicidio.

Es por esto que desde el año 2003 se celebra el Día Mundial de Prevención del Suicidio cada 10 de septiembre como un esfuerzo para poner en la agenda pública el tema priorizando en la necesidad de su prevención.

Esto no solo se produce en los países de altos ingresos, sino que es un fenómeno global que afecta a todas las regiones del mundo. De hecho, en 2016, más del 79 % de los suicidios en el mundo tuvieron lugar en países de ingresos bajos y medianos. Es considerado como un grave problema de salud pública; no obstante, es prevenible mediante intervenciones oportunas, basadas en datos fidedignos y a menudo de bajo costo. Para que las respuestas nacionales sean eficaces se requiere una estrategia de prevención del suicidio multisectorial e integral.

Es así como desde la Secretaria de Salud de Pereira se han desarrollado diferente programas y campañas en torno al tema de prevención del suicidio con el fin de socorrer a aquellas personas que se enfrentan a desafíos de índole mental. Así mismo se tiene a disposición de la comunidad una psicóloga de lunes a viernes en horario de oficina, la cual brindará los primeros auxilios oportunos y guiará, acompañando al afectado en la ruta que debe continuar para la solución del problema.

Prevención

Los suicidios son prevenibles. Existen algunas medidas que se pueden adoptar entre la población, los grupos de población y las personas para prevenir el suicidio y los intentos de cometerlo. Esas medidas incluyen: restricción del acceso a los medios de suicidio (por ejemplo, plaguicidas, armas de fuego y ciertos medicamentos; información responsable por parte de los medios de comunicación; las intervenciones escolares; introducción de políticas orientadas a reducir el consumo nocivo de alcohol; identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, dolores crónicos y trastorno emocional agudo; capacitación de personal sanitario no especializado, en la evaluación y gestión de conductas suicidas; seguimiento de la atención dispensada a personas que intentaron suicidarse y prestación de apoyo comunitario.

Dónde buscar ayuda

En la Secretaría de Salud de Pereira siempre hay un psicólogo a disposición de la comunidad de lunes a viernes en horario de oficina.
Cada persona tiene derecho a 30 sesiones psicológicas gratuitas por la cobertura de su EPS.
La Línea Amiga, marcando al 106 siempre estará para brindar atención.
En todas las comunidades de Pereira funcionan las Zonas de Escucha ¡Vínculate!

Primeros auxilios psicológicos en momentos de crisis

Escucha sin juzgar, busca frases positivas. Mirar a los ojos le indica a las persona que no están solas.
Ver qué tan grande es el problema que enfrentan.
Analiza las posibles soluciones, ayuda a la persona a encontrar la forma de seguir adelante.
Ayuda a dar el siguiente paso, ese que le implique mejorar la situación que le atormenta.
Haga seguimiento al estado de la persona durante un tiempo posterior al momento de tristeza.

Signos de alarma y factores de riesgo de la conducta suicida
Aislamiento.
Pensamientos negativos hacia su vida.
Cambios de humor repentinos.
Violencia psicológica, sexual o física.
Pérdida del apetito repentino.
Insomnio o sueño constante.
Pérdida de interés por la vida y emociones.

Hábitos positivos para
prevenir la conducta suicida
Ejercicio.
Comer sano.
Tener una red de apoyo compuesta por amigos y familiares, para poder expresar lo que siente.
Dedicarse a un arte, hobbie o aprender algo nuevo cada día.

 

Deja Un Comentario