Mujeres unidas gritaron ¡Ni una más!

Decenas de personas participaron del plantón convocado por organizaciones de mujeres de Risaralda y Pereira, en rechazo de los numerosos casos de abuso sexual y feminicidios que han ocurrido en el departamento. La actividad se desarrollo a las afueras de las instalaciones de la Fiscalía en Pereira.

Con pancartas y arengas, los participantes reclamaron de las autoridades competentes, mayor efectividad en las investigaciones de los delitos mencionados, así como activar las rutas de atención para las mujeres víctimas de estos flagelos.

En el plantón se recalcó el caso de Paula, una mujer que fue víctima de abuso sexual e intento de feminicdio y que a pesar de la crueldad del hecho, el victimario no ha sido capturado, ni tampoco ella ha recibido la atención requerida.

Lo que le ocurrió a Paula, ya le ha sucedido a miles de mujeres en el país, y aunque en los últimos años se han incrementado las acciones para frenar este tipo de actos deplorables, todavía persiste la impunidad en muchos de los acontecimientos.

Tamara Garzón, abogada e integrante del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos de Risaralda, afirmó que “existen las leyes que protegen a las mujeres víctimas de abusos sexual u otro tipo de violencia, sin embargo, en la mayoría de los casos no se aplican las medidas que indican las leyes. Así se evidenció en el caso de Paula, y esto a lo que lleva es a que las mujeres no confiemos en las instituciones”.

María Teresa Henao, integrante del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos de Risaralda, aseguró que “no vemos en Risaralda una voluntad política de los gobernantes, para proteger a las mujeres. Hay las leyes suficientes para que las mujeres vivamos libres de violencia y de miedo, pero, esto no lo hacen cumplir”.

Las mujeres que participaron en el plantón, pidieron mayor articulación de las autoridades en la atención de estos casos, ya que señalan que constantemente las mujeres están siendo revictimizadas, porque en cada sitio donde son remitidas una vez son víctimas, tienen que narrar los hechos unas y otra vez.