Modales en los caninos, indispensable para la calidad de vida de todos

Los perros son animales muy inteligentes y, aunque tienen más limitaciones que las personas a la hora de aprender, con motivación y paciencia los perros pueden aprender.

 

Enseñar a un perro a hacer cosas nuevas requiere más tiempo con unos que con otros. Al igual que las personas, hay perros que aprenden antes y otros a los que les cuesta más.

También los hay más independientes pero con esfuerzo el resultado siempre será positivo. Deben entender que los perros se mueven por asociación. Si algo lo asocia a una recompensa positiva, como caricias o golosinas, el perro entenderá que es algo bueno y le costará mucho menos hacerlo en adelante.

ALGUNOS TRUCOS
* Dar la pata: este truco es algo más complicado de enseñar. Cuando haya aprendido la orden de sentarse, bastará con pedirle la pata y mientras se la pide, cogérsela usted mismos. Esto es: dame la pata o patita > cogérsela mientras se la pide. Siempre deben trabajar con la misma pata para que la mascota no se confunda. Cuando llegue el momento y ya haya aprendido esta orden, podrá enseñarle a dar la otra pata.

* Sentarse: esta es la primera orden que debe aprender su mascota. Si su perro viene de alguna protectora de animales o es un cachorro, quizás no sabrá acatar con facilidad la orden para sentarse. Para enseñarle este truco, bastará con tener al canino delante suyo, decir sit o siéntate mientras aprieta su cola sin hacerle daño para que coja la posición de sentado. Cuando lo haga, irá premiándolo con algo de comida o unas caricias.

Una vez sienta que su perro ha dominado la orden de “dar la pata”, trate de incluir otros retos. Espere una situación que normalmente moleste a su mascota, como visitar un lugar lleno de gente o que alguien se acerque a la puerta, dar la orden. Mientras más situaciones use para practicar mejor podrá cumplir la orden.

No debe frustrarlos ni enfadarlos si a su perro le cuesta más de lo que pensaba aprender estos trucos. Si quiere enseñarles y que aprendan, todo requerirá mucha paciencia, tiempo y, sobre todo, constancia. No bastará con ponerlos unos minutos cada tres días, esto deberá ser constante, a diario.