Óscar Aguirre Gómez*

REFLEXIÓN SOBRE EL PASADO

Voló a un futuro remoto y descendió de nuevo al presente… Entonces encontró el ayer.

 

EL OTRO

Se salió de sí mismo y viajó indefinidamente. Cuando regresó, ya no era él.

 

NUEVA DIMENSIÓN

Se proyectó más allá. Luego, captó otra realidad: ¡nada existía!

 

EL REINO INTERIOR

Viajó por altas cumbres, oteando otros horizontes. Comprendió que todo se hallaba en su interior.

 

RIQUEZA INESPERADA

Mil caminos lo condujeron hacia su propio castillo. Necesitó ir lejos para poder hallar su parcela.

 

ENSEÑANZAS DEL PASADO

Para aquel sujeto el presente no tenía realidad alguna. Por este motivo iba hacia adelante, mirando hacia atrás…

 

UNO EN TODO

No tuvo necesidad de trasladarse por el universo: él estaba  dentro del universo, donde quiera se hallase y el universo dentro de él.

 

ESPEJISMOS

Los “ahoras” se sucedían, pero él permanecía inamovible. Su Yo persistía en el tiempo…

 

DIMENSIONES PARALELAS

Entre su “ahora” y el “ahora” de su entorno, mediaba un larguísimo tiempo.

 

LA RELATIVIDAD

El joven viajero espacial contempló a la mujer que tenía enfrente: sólo había viajado dos años a una fantástica velocidad y había regresado a la Tierra. Ahora veía a una anciana sonriente, a quien el rostro del viajante le pareció familiar. Era su prometida, pues en su planeta habían pasado sesenta años.

 

UN PUENTE OSCILANTE

Por entre la incierta bruma cruzaba el puente del presente. El pasado quedaba atrás y el futuro le esperaba adelante… Entonces el puente osciló levemente, lo suficiente para que él vacilara entre el ayer y el mañana, y comprendió que el presente no era estable.

 

INMORTALIDAD

El espacio cambiaba inevitablemente, pero su Yo persistía incólume en el tiempo…

 

CAUSA Y EFECTO

Rompió la barrera del presente y se encontró atado al pasado y al futuro…

 

TIEMPO EN CALMA

Se bañó en las tranquilas aguas del lago del tiempo —pues el tiempo no corre— y su conciencia flotó aquí y allá. Adelante y atrás.

 

AZAR Y FATALIDAD

El individuo contempló las dos puertas que tenía ante sí. Un letrero distinguía a cada una: AZAR y FATALIDAD. Giró con los ojos cerrados y tocó una al azar y ello le fue fatal.

 

TODO EN UNO

Con el libro del tiempo abierto de par en par ante él, su mente cruzó el espacio y no se halló: pasado, presente y futuro fueron uno solo.

 

PROYECCIÓN

Viviendo hoy en el ayer de su mañana, X se dio cuenta de que el mañana sería su hoy. Así que apresuró el paso hacia adelante ¡para encontrase en el pasado!

 

RENOVACIÓN

Le pareció entrever un nuevo comienzo. Paisaje inaudito, horizonte renovado, otras alas su ser reanimaron: rostros de antaño le contemplaban absortos.

 

MILÉSIMA DE UN INSTANTE

El instante —la milésima parte del instante— que separaba el pasado del futuro —o sea el momento presente—, le confundió. El infinito pasado y el infinito futuro sostenían una invisible contienda en su mente. Pero la realidad —el presente huidizo— era su refugio. ¡Mas el presente ilusión era!

 

DIMENSIÓN DESCONOCIDA

La astronave cruzó el túnel del tiempo. Sus tripulantes, creyendo que se adentraban en el futuro, retrocedieron al pasado por una imprevista alteración de la línea espacio-tiempo. Entonces llegaron a la Tierra un día antes de su partida. Y se vieron a sí mismos preparando el viaje interestelar. Pero nada pudieron hacer: se hallaban en una dimensión desconocida.

*Miembro del Parnaso Literario Eje Cafetero

433 total views, 3 views today