Así lo manifestaron cuatro madres valientes que denunciaron el caso ante los medios de comunicación y las autoridades administrativas del departamento.

En el colegio Instituto Santuario sede Marco Fidel Suárez, se presentó el caso de un niño que recibió una fuerte golpiza por parte de otros estudiantes del plantel. Los menores de edad lo agredieron en los genitales causándole la pérdida del testículo derecho y daño psicológico.

La noticia causó el rechazo de la comunidad risaraldense, pero generó más escozor el saber que no es un hecho aislado, sino que el matoneo en la institución educativa es una problemática palpable y que al parecer no ha contado con la atención adecuada por parte de las autoridades del plantel educativo.

En entrevista con El Diario, Jennifer Osorio, madre del niño afectado, aseguró que su hijo se recupera lentamente de la operación a la que tuvo que ser sometido por el daño físico del que fue víctima. “No quiere volver a estudiar, aunque lo matricule en otra institución educativa de Santuario, él dice que no quiere volver. Tiene miedo de que los compañeritos lo agredan”, acotó Osorio.

El matoneo ya había sido denunciado ante las directivas del plantel, pero todo indica que no tomaron correctivos y por eso el bullying se intensificó.

“Mi hijo no estaba siendo víctima de matoneo, sino mi hija y eso lo denunciamos, pero no hicieron nada, inclusive el niño que le pegó a mi muchacho le dijo que lo hacía porque la hermana era una sapa”, señaló la madre.

Al parecer los niños eran objeto constante de los denominados calvazos (palmadas fuertes en la cabeza), así como de apodos y a las víctimas las amenazaban con que si denunciaban les iría mucho peor.

 

Más denuncias
En medio del llanto por la impotencia y el miedo, Martha Botina afirma que su hijo ha sido víctima de matoneo en el colegio mencionado, situación que afectó considerablemente su desempeño escolar. “Desde hace un tiempo para acá todas las notas son bajitas. Ya me pide que lo saque del colegio porque le da miedo que pase lo mismo que a su amigo que perdió un testículo”.

Algo similar le ha venido sucediendo al nieto de Martha Chalarca. Esta abuela asegura que su familiar viene siendo víctima de golpes por parte de otros estudiantes de grados superiores del plantel, inclusive en varias ocasiones ha llegado con raspaduras en las rodillas y los victimarios le dicen que si llega a decir algo, lo tiran del balcón.
También los hijos de Jenet Loaiza han sido víctimas de bullying.

2,610 total views, 3 views today