Se trata de la pareja de esposos Gustavo de Jesús Betancur de 70 años y María Noelia Muñoz de Betancur, de 65, quienes vivían en la vereda San Andrés Alto donde ocurrieron los hechos; ellos no fueron las únicas víctimas en esta terrible masacre, la muerte también les llegó a Doralba Rico Echeverry, nuera de Noelia y Gustavo, de 53 años y a Luis Antonio Grajales Ramírez de 48, quien era un trabajador de la finca.

Según vecinos de la finca donde ocurrieron los hechos, a las 7:00 de la mañana escucharon los disparos, primero pensaron que se trataba de papeletas celebrando el día de La Virgen del Carmen, pero cuando oyeron dos detonaciones más, ya no les pareció normal; minutos después escucharon el cuarto disparo, al parecer cada una de las víctimas recibió un tiro en la cabeza.

Dispersos
Los cuerpos no quedaron todos en un mismo lugar; en la casita, ubicada a orilla de la carretera, donde vivía Gustavo y Noelia, quedó el cuerpo de ella quien estaba en la cocina haciendo las arepas para el desayuno de los trabajadores. Quien cometió este hecho pasó la carretera y comenzó a subir al sitio donde se alimentaban los jornaleros, en el camino se encontró primero con Luis Antonio, conocido como Toño Cicla, quien estaba cortando el pasto con un machete, ahí le disparó; por esa misma trocha bajaba don Gustavo con un porrón de agua en la mano, iba a recoger los desayunos para los trabajadores, también fue asesinado de un disparo.

A pocos metros de allí hay una casita donde vive Doralba, esta mujer estaba durmiendo y recibió allí, en la cama, un disparo en la cabeza.
Ninguno logró recibir atención médica, murieron al instante. Los vecinos al escuchar y sospechar de que algo sucedía arrimaron a la casa de doña Noelia y encontraron las escalofriantes escenas, cada vez que se adentraban en la finca se chocaban con los cuerpos de las víctimas.

Don Gustavo y Doña Noelia eran una pareja muy querida por quienes la conocían, dicen que Noelia no le negaba un plato de comida a nadie; sus familiares quienes vivían en pueblos aledaños no los desamparaban y esta casa era una de sus favoritas para visitar.

Luis Antonio, más conocido como Toño Cicla era un hombre muy trabajador, sus hijas manifestaron que salió de la casa a las 6:30 de la mañana para la finca a trabajar.

Doralba no tuvo hijos pero levantó a tres sobrinos como si fueran propios, vivía en la casa donde fue asesinada, según familiares esta mujer siempre trabajó el campo y allí les hacía de comer a los trabajadores, en la tierrita que sus abuelos les dejaron. Al sitio de los hechos llegó el párroco de la iglesia de Apía, quien no podía creer lo sucedido, llegó al sitio a darles un poco de resignación a las familias y a rezar con ellas.

¿Quién fue?
Es la pregunta que todos se hacen, aunque las autoridades están investigando, en el sitio existía el rumor de que habría sido un hijo de Gustavo y Noelia y esposo de Doralba quien después de los hechos desapareció. Al parecer este hombre sufría de problemas psiquiátricos.
Las autoridades ofrecen una recopensa de 10 millones para quien de información sobre el responsable.

 

Deja Un Comentario