Cuando se sobrepasan los límites tolerables de azúcar o su consumo es frecuente su perro podría presentar varias enfermedades.

Las gomas, chocolates, galletas, tortas, helados, frunas, etc., son muy llamativos para los humanos y ni hablar de sí lo son para su mascota; pero, así como un exceso de dulces en una persona puede causar diferentes problemas, en su peludo también y no necesariamente en exceso.

Cuestión de diferencias
No será un secreto saber que el sistema digestivo de un perro difiere mucho del de una persona y no se habla de anatomía, sino también de razones fisiológicas. Recuerde que los antepasados de ña mascota eran silvestres y su dieta estaba compuesta de otro tipo de elementos.

Si le ha dado un trocito de dulce o su perro lo ha ingerido de manera accidental, lo más probable es que no le suceda nada; el problema está cuando el consumo de azúcares es constante o cuando se sobrepasa la cantidad máxima que su organismo no es capaz de metabolizar.

 

Consecuencias de excesos

*Obesidad: el organismo aprovechará la cantidad de calorías que necesita para las funciones vitales, el exceso se acumulará en el organismo llevando a tu mascota a aumentar de peso.

*Problemas orales: caries, problemas en las encías, mal aliento, pérdida de piezas dentales y acumulación de bacterias en la boca.

*Pancreatitis: al requerir más enzimas digestivas para realizar el metabolismo, el páncreas se sobrecargará y, como consecuencia de ello, generará un proceso inflamatorio.

*Diabetes: las causas de la diabetes son diferentes, pero si existe un exceso de glucosa en sangre el páncreas no producirá suficiente insulina para poder metabolizarla.

 

Deja Un Comentario