Ricardo Andrés De los Ríos Villegas

Después de un poco más de dos años de aplicación, nuestro aún joven y soñador, nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT – Acuerdo 35 de 2016), fue suspendido por orden judicial el jueves 11 de abril del año en curso. La demanda, que interpuso Camacol Risaralda, prosperó, y a partir del jueves, vuelven a regir el POT original (Acuerdo 18 de 2000) y su revisión parcial (Acuerdo 23 de 2006), es decir, instrumentos de planificación formulados con 19 y 13 años de antigüedad respectivamente.

¿Qué consecuencias trae esta decisión para Pereira? Múltiples y de profundos impactos en componentes estratégicos para el futuro del Municipio.

PROYECTOS ESTRATÉGICOS

Los Proyectos Estratégicos que hacían parte del componente estructural del POT, pierden su soporte, y deberán ser amparados por otros instrumentos de planificación sin articulación con el POT. El Proyecto Urbano Integral San Mateo (Gran Parque San Mateo) y el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), hacían parte de esos proyectos.

SUELO RURAL

A partir del jueves vuelven a activarse, más de 5.600 hectáreas de suelo suburbano que se había convertido en rural. Esa gran cantidad de suelo, casi el doble del área que posee el suelo urbano de Pereira, tenía como propósito proteger suelos de alto potencial agrícola y resguardar parte de las fuentes de agua que abastecen al Municipio, incluyendo su flora y su fauna. Hoy, esas más de 5.600 hectáreas, la zona más grande de suelo suburbano de Colombia, más que la suma de las que poseen las primeras diez ciudades del país juntas, vuelven a estar disponibles para que se construyan condominios y parcelaciones de estrato alto. También la suspensión anula la articulación del Paisaje Cultural Cafetero (PCC) con el POT.

SISTEMA AMBIENTAL

La suspensión del POT, deja sin piso la constitución de lo que se denomina: Estructura Ecológica Principal (EEP), la cual fue producto de una detallada revisión de la delimitación y clasificación de los suelos de protección ambiental que posee el Municipio. Vuelve a entrar en aplicación un sistema ambiental que tiene 19 años de desactualización. Adicionalmente, se pierde el ejercicio de incorporación del Sistema de Gestión del Riesgo (SGR), exigido en todos los POT de Segunda Generación por medio del Decreto Nacional 1807 de 2014. El SGR permite la identificación y gestión de los suelos expuestos a riesgos y amenazas por inundaciones o deslizamientos, entre otros. Suelos que hoy se encuentran en muchos casos, invadidos por asentamientos informales. También desaparece, la incorporación de temas ambientales de importancia mundial como la Adaptación al Cambio Climático.

MOVILIDAD

El nuevo POT había incluido temas esenciales en las ciudades del siglo XXI, como la movilidad sostenible, clave para aportar en la respuesta a fenómenos como el Calentamiento Global y el sedentarismo. A partir del jueves, se anula la propuesta del Sistema de Movilidad Alternativa, que incluía la valoración de las zonas peatonales estratégicas y el sistema de ciclorrutas. Así mismo se pierde la articulación con el futuro Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

ESPACIO PÚBLICO

La suspensión del POT no es un hecho nuevo, en el año 2015, también se interpuso una demanda contra el primer intento de adoptar el nuevo POT (Acuerdo 28 de 2015), que generó su suspensión durante seis meses. En aquella época, se perdieron 380.000 m2 (38 hectáreas) de parques propuestos, debido a licenciamientos de proyectos y radicación de Planes Parciales que aprovecharon la circunstancia. La nueva suspensión, compromete la meta de elevar el alarmante indicador actual de 1.6 m2 de Espacio Público Efectivo (EPE) por habitante en suelo urbano, a la meta propuesta por el nuevo POT de 9.5 m2 de EPE por habitante. La Política Nacional de Espacio Público, establece que todas las ciudades, deberían alcanzar por lo menos 15 m2 de EPE por habitante. También se extravía la intención de elevar el indicador de arborización urbana actual de 37 personas por árbol, a la meta propuesta por el POT de 8 personas por árbol, la cual estaba ligada a la cantidad de espacio público nuevo que se pretendía generar. La Organización Mundial de la Salud (OMS), establece que las ciudades deberían tener, por lo menos, un indicador de 3 personas por árbol.

USO DEL SUELO

A partir del jueves, se pierde la articulación del sistema de Usos del Suelo, con la Clasificación Industrial Internacional Uniforme (CIIU). Esto vuelve a generar inconsistencias del Uso del Suelo licenciado, con los registros mercantiles de la Cámara de Comercio. También se vuelve a abrir la puerta, para que se desarrollen usos incompatibles en la ciudad, porque se pierde el ejercicio de detalle que hizo el nuevo POT, para precisar la normatividad de Usos del Suelo. Esto aplica, por ejemplo, para las discotecas presentadas como clubes culturales en entornos con presencia de vivienda, que evitan incluso la normatividad de horarios de operación.

NORMA URBANÍSTICA

Se vuelve a la delegación del anterior modelo de Planificación Intermedia, el cual se fundamentó en la formulación de las Unidades de Planificación (UP). En un periodo de cuatro años, sólo se alcanzaron a formular seis (6) UP, correspondientes a un poco más del 30% del área del Suelo Urbano, y el resto de la ciudad, casi el 70%, vuelve a una norma del año 2.000 (Acuerdo 18 – Primer POT), generando un retroceso de casi 20 años en el tema normativo.

Retorna la fórmula para el cálculo del Aprovechamiento Urbanístico Adicional (AUA). El AUA es un índice de construcción suplementario, que permite a los constructores desarrollar proyectos de alta densidad, es decir, edificios de gran tamaño. Según las simulaciones financieras que se realizaron como parte del soporte del nuevo POT, dicha fórmula generaba obligaciones demasiado elevadas para los constructores. Por ello la fórmula se ajustó, simplificó y asimiló dentro del concepto de los Deberes Urbanísticos. Es curioso, que la demanda que ocasionó la suspensión, provenga precisamente de algunos constructores, lo cual, sin duda, va a afectar a otros.

CESIONES Y DEBERES URBANÍSTICOS

Se vuelve al antiguo sistema de cesiones, por medio del cual se permite recibir áreas de cesión ponderadas en suelos de protección de altas pendientes. Suelos que nunca van a poder convertirse en parques y que no le van a aportar al indicador de Espacio Público Efectivo. Se reducirán los porcentajes de áreas de cesión, que deberían estar obligados a aportar los urbanizadores que decidan subutilizar el Suelo de Expansión Urbana, con proyectos de baja densidad. Esto se traduce en que seguirán siendo escasos los parques públicos en las zonas de crecimiento de la ciudad, por ejemplo en Galicia, vía a Cerritos (Zona de Expansión Occidental). Las zonas donde se está estableciendo la nueva Pereira.

Se perderá el concepto de Deberes Urbanísticos. Obligación urbanística que permite, entre otras cosas, financiar la dotación de los parques. Una muestra de su importancia y aplicación, son los cuatro parques recientemente inaugurados en la Avenida Circunvalar. El instrumento de las Cesiones, único establecido para estos propósitos por el anterior POT, no permite ser utilizado para la dotación de parques.

CARTOGRAFÍA (MAPAS)

Se pierde la actualización tecnológica de la cartografía del nuevo POT, la cual fue generada con Sistemas de Información Geográfica (SIG) de última generación y el portal interactivo de consulta del POT en internet, uno de los mejores del país.

INESTABILIDAD NORMATIVA

La suspensión del POT crea inestabilidad normativa podría generar desconfianza para la inversión. Para un posible inversionista, no es conveniente una ciudad con una norma inestable. La inestabilidad normativa, también le cambiará las condiciones a los promotores y constructores de proyectos que se pudieran estar desarrollando con base en el Acuerdo 35 de 2016 (POT suspendido).

El POT que se acaba de suspender no era perfecto, ninguno lo es, no obstante, es de lamentar que la demanda interpuesta por Camacol, basada en aspectos netamente jurídicos, no técnicos, comprometa esos macro objetivos territoriales para el municipio. Temas gruesos como la Estructura Ecológica Principal, la Gestión del Riesgo, el Espacio Público, la Movilidad Sostenible o el suelo rural, por mencionar algunos.  El nuevo POT, entre todos los aspectos que tuvo que considerar, no desconoció la importancia del desarrollo inmobiliario privado, no obstante, su misión y visión, debió velar por proteger los sistemas territoriales públicos; los espacios de encuentro de toda la ciudadanía. Por lo pronto, ese sueño territorial queda suspendido.

14,471 total views, 43 views today