Por Mayra Alejandra Zapata
Juliana Salcedo Bayona

Con una maleta en la cual empacó parte de sus pertenencias y con sus dos pequeños hijos a cuestas, Robersí, una mujer venezolana de 27 años, decidió migrar hacia Colombia huyendo de las difíciles condiciones socio-económicas que se están viviendo en su país de origen.
Después de cruzar la frontera, en un principio Robersí llegó a Barranquilla, buscando apoyo de algunos de sus familiares que están radicados allí pero sus esfuerzos por encontrar un trabajo digno y que le permitiera garantizar el sustento de sus hijos, resultaron en vano. En la capital del Atlántico, al parecer, los venezolanos no tienen tan buena acogida a diferencia de lo ocurre en el caso de otras ciudades colombianas, como en Pereira, por ejemplo.Motivada por las ansias de encontrar mejores oportunidades laborales y una mejor calidad de vida, Robersí escuchó comentarios favorables de su familia y amistades en cuanto a las oportunidades laborales que les ofrece una ciudad como ésta. Y, concretamente, por este voz a voz se enteró de que en el sector de La Pradera, en Dosquebradas, donde estaban asentados varios de sus compatriotas, era posible realizar sus sueños. En efecto, acá halló empleo en una heladería, en donde permanece buena parte de su día trabajando con el entusiasmo de alguien que considera que éste es el camino para construir un buen futuro para sus dos hijos, con los cuales permanece alojada en una casa que comparte con varios de sus familiares.
Robersí ha encontrado una luz después de tanto ir y venir y considera que en los siete meses que lleva viviendo en La Pradera se siente agradecida puesto que el sector le ha brindado a ella y a otros muchos venezolanos la oportunidad de seguir adelante en esta nueva etapa de sus vidas, a la que fueron abruptamente lanzados por la crisis política e institucional que se registra en Venezuela.
En La Pradera existen alrededor de 191 establecimientos comerciales, que representan un buen abanico de posibilidades para quienes buscan un empleo, tal como lo reconoció Nayibe Figueroa, propietaria del restaurante Mi Pequeño Refugio. Nayibe es, además, chef y líder de los comerciantes de La Pradera.

La migración
Como Robersí, es la historia de otros venezolanos que se han asentado en el sector y que día a día luchan por sobrevivir, unos en condiciones de legalidad y otros en actividades ilícitas o en la mendicidad.
De este modo ha ido en aumento la cantidad migrantes venezolanos debido a que son bien acogidos y se les brinda la oportunidad de trabajo, aunque no todos cuentan con buena suerte y algunos optan por las ventas ambulantes o trabajar en los semáforos ya que son irregulares (ilegales), es por esta razón que no hay cifras exactas. Como tampoco existen cifras concretas del número de venezolanos que han escogido a Risaralda como su destino final, aunque se presume que superan los 7000, de acuerdo con estadísticas publicadas por este diario a principios del año.
Lo cierto es que este aumento o, más bien, esta sobrepoblación de migrantes se registra también en Dosquebradas, tal como lo reconocieron fuentes de la Alcaldía Municipal, al atender una consulta sobe el tema:
“En el Comité Municipal de Migraciones adelantado en Dosquebradas, diferentes instituciones y dependencias de orden municipal y regional, se dio a conocer que en la ciudad se incrementó notablemente la inmigración de venezolanos. La situación del país vecino ha impulsado la llegada masiva de venezolanos al pasar de 54 en el 2017 a 1.506 venezolanos en el 2018, mientras que, en el 2019, a la fecha, ya se cuenta con un reporte de 285.”
Esta información fue corroborada por Francisco Patiño, del Programa Migrados de la Secretaria de Desarrollo Social y Político de Dosquebradas, al indicar que entre el 2016 y el 2019 han llegado a este municipio alrededor de 2172 migrantes procedentes de Venezuela y de ese total, se estima que el 45 %, unos 970, se han establecido en La Pradera.

Migraciones en La Pradera
Estas cifras corroboran la existencia de una especie de sobrepoblación venezolana que existe La Pradera, muy posiblemente motivada por el caracter y la vocación comercial de este sector del municipio. Es por ello que en este sitio se estén registrando, en este momento, muchas más historias parecidas a las de Robersí.
Pero esta oleada de migrantes no ha sido al única que ha vivido La Pradera, uno de los barrios más tradicionales de Dosquebradas, a lo largo de su historia. Basta recordar, por ejemplo, la numerosa presencia de gitanos que se asentaron por varios años en sus calles hace apenas unas décadas, tal como lo recuerda el historiador Álvaro Zuluaga Ramírez.
“El Lago La Pradera fue uno de los lugares más representativos de esta cultura, pues allí llevaban a cabo sus rituales de matrimonio gitano, que se caracterizaban por su tamaño y decoraciones. Además de esto, los gitanos se ubicaron en carpas en los alrededores del lago, ya que este representaba una de las fuentes más grandes de agua en la zona. Su actividad económica era precaria, la mayoría se ganaba la vida mediante actividades esotéricas como leer el futuro con el tabaco, la mano y las cartas, aunque los hombres también lo hacían era más una actividad de mujeres.”
La migración del presente es protagonizada por los venezolanos, en la práctica expulsados por el regimen del chavismo, está vez en cabeza de Nicolás Maduro, en cuyas manos las condiciones socioeconomícas del país se han deteriorado al extremo.

Problemática social
Esta oleada de migrantes no ha estado exenta de problemas de todo órden que están soportando los habitantes tradicionales de este lugar de Dosquebradas.
Así lo reconoció un oficial de la Policía Nacional que presta sus servicios en la zona, el cual pidió la protección de su nombre por razones comprensibles: “Efectivamente, si han llegado bastantes migrantes venezolanos, por lo general en cada establecimiento de comercio del sector de La Pradera cuenta con estas personas. Los ciudadanos venezolanos deben de tener un permiso de trabajo. Constantemente, se han estado haciendo operativos en compañía de Migración Colombia para la verificación de los mismos, si cuentan con este permiso no hay ningún problema que se encuentren laborando en estos establecimientos”.
No es un secreto que la migración venezolana se ha convertido en una problemática social en Colombia a donde han llegado alrededor de 1.500.000 venezolanos, pero esto ya no es noticia.
En el caso de Risaralda, la ya reconocida amabilidad de la gente y la posibilidad de hallar un buen empleo, han fomentado esa migración. En Dosquebradas, específicamente, según el Programa de Migrados se cuenta con 2172 personas, buena parte de ellos asentados en La Pradera, en donde han encontrando una opción de trabajo que les brinda solución a sus vidas, a la de sus familias y, por ende, una alternativa para un mejor futuro.
Pero también han proliferado las ventas ambulantes y los migrantes irregulares, lo que ha obligado a la aplicación estricta del nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia (Ley 1801) para recuperar el espacio público para el uso colectivo, mediante operativos que ejecutan en conjunto la Policía y la Secretaría de Gobierno de Dosquebradas. “Se está verificando los semáforos que no haya este tipo de actividades, especialmente malabaristas o cosas por el estilo. A decir verdad, no hemos tenido ningún tipo de problema a la hora de la recuperación del espacio público.En temas de seguridad se han presentado algunos problemas o casos de hurtos donde están involucrados migrantes venezolanos, de igual manera se les ha dado la respectiva captura”, indicó un funcionario de la Dirección de Espacio Público.
El proceso migratorio está afectando al sector de La Pradera Dosquebradas, en vista de una continua sobrepoblación que trae consigo una acumulación de mucha gente en un espacio limitado, esto se da debido al comercio que existe en la zona y que se convierte en una fuente de ingresos para los venezolanos como lo fue en el caso de Robersí.

 

INFORMACIÓN IMPORTANTE
El presente artículo fue elaborado por Mayra Alejandra Zapata y Juliana Salcedo Bayona, estudiantes de comunicación social de la Corporación Universitaria Minuto de Dios Vicerrectoría Eje Cafetero – Pereira

4,581 total views, 36 views today

Compartir

 

1
Deja Un Comentario

1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario m?s reaccionado
Hilo de comentarios m?s caliente
1 Autores de comentarios
el m?s nuevo m?s antiguo m?s votado
Samuel Gutierrez Caro

Buena información