Los perros poseen una excelente memoria, si no fuera as? seráan incapaces de asimilar y de sacar conclusiones de sus experiencias. Algunos suelen pensar que la memoria canina no existe, como tampoco existe para el perro la noci?n concreta del tiempo. Son afirmaciones totalmente subjetivas, pues si bien es cierto que nuestros amigos cuadr?pedos no saben calcular las horas que pasan como lo hacemos nosotros, poseen, no obstante, una excelente memoria. Memorizar informaciones es, pues, para ellos una necesidad para sobrevivir.

Est?n las memorias visual, auditiva y olfativa principalmente. Se despiertan bajo el influjo de una emoci?n o de una sensaci?n fuerte. Es evidente que la curiosidad es un comportamiento instintivo en todo cachorro sano, el cual va a multiplicar las experiencias y los riesgos para sacar conclusiones que le servir?n durante toda su vida.

Por ejemplo, corriendo detr?s de un gato, husmeando lugares, comiendo plantas y flores aprende a trav?s del olor lo que le es permitido o no. Es un aut?ntico autodidacta deseoso de conocerlo todo. Es indispensable guiarlos para que dichas experiencias no sean dram?ticas, pero no se le puede impedir descubrir lo que le llama la atenci?n.

Muchas personas no entienden por qu? un perro criado durante meses en una jaula, a pesar de tener genes inmejorables, es t?mido y se queda infantil. Pues, en la naturaleza el pero descubre instintivamente las cosas y los acontecimientos que le son agradables u hostiles. Encerrado solo puede copiar el comportamiento de sus compa?eros de jaula y tendrá miedo de todo lo que le es desconocido.

 

Deja Un Comentario