Wilderman, a la espera de preacuerdo

Wilderman Cardona Tangarife, alias Gafas, y su hijo Stiwar Alejandro Patiño López, fueron presentados en la mañana de ayer para la audiencia preparatoria e iniciar el juicio oral donde la Fiscalía 3 especializada de Pereira iba a demostrar el grado de responsabilidad de estas dos personas por el homicidio de Octavio Rivera González el 3 de agosto, primo del caricaturista Matador .

Sin embargo, se dio algo inesperado, Wildemar quiso hacer preacuerdo con la Fiscalía y consiste en degradar de autor a cómplice, aceptando así los delitos de homicidio agravado, concierto para delinquir con fines de homicidio y hurto calificado; para una pena de 19 años de prisión.

El preacuerdo se dio a conocer ayer; está por definirse la aprobación de la Juez Primera Especializada de Pereira; quien dará a conocer su decisión el 4 de marzo; se conocerá si Stiwar decide también llegar a preacuerdo o irá a juicio para intentar demostrar su inocencia.

 

El homicidio

 

Octavio Rivera González

 

El 3 de agosto del año 2019 en la mañana, los vecinos de Octavio Rivera de 71 años de edad decidieron entrar a la vivienda de este, ubicada en el barrio Comuneros Bajo de Dosquebradas, porque su celular sonaba y no atendía la puerta; lo encontraron muerto en el baño de su casa apuñalado, además sus familiares dieron a conocer que a este hombre le faltaba dinero y varias pertenencias.

En las audiencias la Fiscalía dio a conocer que Octavio tenía en su cuerpo 27 puñaladas y que en su residencia se hurtaron alrededor de 50 millones de pesos con los cuales iba a viajar dentro de poco, además de un celular, un computador y un bafle avaluado en un millón de pesos.

Con entrevistas de los vecinos y amigos de la víctima, ese mismo día la Policía Judicial se dio cuenta que Wilderman y sus dos hijos eran los que habían estado departiendo con la víctima.
Juan Esteban Cardona Patiño quien está privado de la libertad, aceptó los delitos. A estas tres personas ese día le tomaron los datos, sin embargo no había nada en su contra así que solo comenzaron a investigarlos e interceptaron sus números.