Se equivocó, pero pagará prisión

“Andrés Felipe Díaz Agudelo, usted no es un hombre malo, solo cometió un error y ahora tendrá que pagar por ello en la cárcel”, dijo el juez durante la lectura de sentencia por la muerte de  Ricardo Urán Agudelo.

El juez Quinto Penal del Circuito de Pereira le dijo a Andrés que él le quitó la vida a una persona, le causó dolor a una familia, por algo tan insignificante como una factura de servicios públicos y lo condenó a la pena de 104 meses de prisión; es decir 8 años y 6 meses por el delito de homicidio simple

Compromiso

Agregó el juez en su sentencia que “usted se equivocó, pero se presentó ante la justicia, aceptó su responsabilidad, su compromiso ahora es que cuando regrese a la sociedad sea una persona de bien, porque usted no es malo, tiene una familia que lo apoya”.

El homicidio

El homicidio de  Ricardo ocurrió el 16 de abril de 2019. Urán Agudelo le reclamó a Díaz Agudelo porque no habría pagado la factura de servicios públicos que en el caserío de Galicia Media es comunitaria; en dicho desacuerdo y mediante un acto desmedido este último atacó con arma blanca al hoy occiso.

Aunque ese mismo día el hoy condenado fue capturado, quedó en libertad porque no hubo flagrancia, siguió la investigación y la Fiscalía solicitó su captura; sin embargo el 19 de diciembre se presentó, en la audiencia de imputación aceptó el homicidio y fue privado de la libertad.

La defensa manifestó que desde un principio reconoció su error y su reacción se debió a que el hoy occiso le tiró los recibos y lo escupió en el rostro.

La víctima

Ricardo, oriundo de Bogotá, era un hombre emprendedor, vivió varios años en Venezuela y allí se casó con Yulisbeth Gutiérrez, por la situación del vecino país hace alrededor de dos años volvió a Colombia a comenzar de nuevo y se radicó con su familia en Galicia. Allegados de esta pareja viajaron también. Aquí ya tenía una venta de empanadas con su esposa y trabajaba en construcción.