No aceptó responsabilidad en el grave accidente

La sala principal del Palacio de Justicia de Pereira se llenó no solo de familiares de María del Mar Arredondo Pérez, sino también de curiosos que fueron a verle la cara a la mujer causante de la tragedia en la que perdió la vida un niño de 3 años de edad; los asistentes salieron con cara de desilusión tras escuchar la “medida domiciliaria con permiso para trabajar” que le concedió el juez de garantías.

¿Qué pasó?

El accidente que causó consternación en la ciudad y dejó dolor en el corazón de los padres de Jacob Monroy Morales, ocurrió el domingo a las 5:45 de la tarde. Un patrullero de la policía que estaba prestando sus servicios en la sede de Tránsito y Transporte en la Avenida Sur fue testigo ocular del siniestro, este vio cuando Arrendondo Pérez perdió el control de su carro y colisionó contra un grupo de personas que estaban en el paradero de buses.

En la audiencia contra esta mujer de profesión enfermera, el fiscal narró que el policía sacó del carro a la mujer y de inmediato sintió el olor a alcohol, encontró además que dentro del vehículo viajaban dos menores de edad, uno de 10 años y otro de 15; uno hijo de la conductora y el otro primo del menor.

Todos los lesionados, entre ellos María del Mar, fueron trasladados a centros asistenciales, en el hospital fue atendida y sometida a la prueba de alcoholemia el cual arrojó grado 2.

Dijo el fiscal que la mujer se tornó agresiva, violenta, se negaba a hacer la prueba de alcoholemia y a ser capturada, además se identificó con otro nombre y tuvo que ser identificada por huellas dactilares en la Sijín.

 

Grave comportamiento

El fiscal del caso dio varios argumentos para demostrar la gravedad del comportamiento de la mujer. “El hecho fue grave, seis personas lesionadas entre ellos menores de edad y otro que perdió la vida; una persona que es enfermera, que tiene la obligación de proteger la vida (porque para eso estudió), en este caso faltó a su juramento, pues se subió al carro tomada, no estaba en capacidad de conducir; ella sabía el desenlace que podría tener su conducta… aquí lo reprochable fue el comportamiento cuando uno asume el riesgo de conducir un automotor en esas condiciones, asume las consecuencias también. Más grave aún fue transportar a menores de edad en esas condiciones”.

Y agregó que “ella no es una persona del común, es una enfermera, tiene pleno conocimiento de su actuar. No se puede mandar un mensaje equivocado a los borrachos diciéndoles ‘no hay problema, conduzcan borrachos que no pasa nada’, por lo menos debe tener una medida de aseguramiento”, dijo el fiscal.

 

La audiencia

La fiscalía le imputó el delito de homicidio culposo agravado y lesiones personales culposas en calidad de autor; cargos que la enfermera no aceptó.

El delegado de la fiscalía, pese al ‘jalón de orejas’ que le hizo a la mujer, solo pidió medida de aseguramiento consistente en detención domiciliaria.

El abogado de la investigada, muy conforme con este suave tratamiento, aprovechó para solicitar además permiso para trabajar ya que esta mujer es madre cabeza de familia. El abogado defensor además arrojó esta perla, dijo que para él no se ha demostrado que ella estuviera en estado de embriaguez, en cuanto a lo que dijo el fiscal que iba con dos menores de edad, manifestó que el hijo de ella iba en la parte de atrás precisamente para protegerlo.

Para la casa

Aunque el juez manifestó que el hecho es grave, reprochable y doloroso para la familia de las víctimas, aclaró que se trata de un homicidio culposo y no es suficiente para establecer el peligro para la sociedad; aclaró que eso dice la ley.

El Juez Segundo Penal municipal de control de garantías le dio detención domiciliaria, solicitud pedida por la fiscalía y permiso para trabajar pedida por el abogado defensor.

El menor

Fabio Toro, padre de Jacob Monroy Morales, manifestó que era único hijo, que estaba próximo a cumplir los 4 años el 30 de marzo, era un niño muy alegre y próximo a entrar al jardín.

 

Jacob Monroy Morales (QEPD)

 

María del Mar es enfermera, divorciada y reside en el barrio Laureles de Dosquebradas.

 

La sacaron de la piscina

El Diario conoció que la mujer había estado en las piscinas públicas de la Villa y las directivas tuvieron que llamar a la policía debido a que ella estaba bajo los efectos del alcohol.

Por su parte, el coronel Juan Carlos Morales, comandante de la Policía Metropolitana de Pereira, dijo que efectivamente una hora y media antes la Policía fue requerida para sacar a una persona de una piscina porque estaba decaída y agresiva y podría sufrir un percance.

Agregó que María del Mar le dijo a los policías que iba a llamar a alguien para que la recogiera.

 

Cifras

  • 138 Comparendos por conducir en estado de embriaguez fueron impuestos en 2019: Instituto de Movilidad de Pereira realizó 115 y la Policía 23.
  • 20 Comparendos por el mismo comportamiento se han impartido en lo que va del 2020: el Instituto de Movilidad de Pereira 17 y la Policía 3

1 comentario en “No aceptó responsabilidad en el grave accidente”

Los comentarios están cerrados.