Los cuerpos estaban amordazados y torturados

Ayer comenzó el tercer mes del año y muy temprano en la mañana un doble homicidio llegó con él. El hallazgo ocurrió en el kilómetro 3 de vía a La Virginia en la entrada de la finca El Cairo y tal parece que esta calle solo sirve para ir a esta propiedad.

Todo indica que los cadáveres estuvieron allí durante toda la noche sin que fueran vistos, solo en la mañana de ayer, personas que pasaron por el lugar observaron cobijas que tapaban algo, se trataba de dos personas asesinadas. Lo primero que hicieron quienes hallaron a los cuerpos fue dar aviso a la Policía que de inmediato se trasladó al lugar con investigadores especializados en crímenes.

A la escena del doble crimen arribaron el comandante de la Policía Metropolitana de Pereira, coronel Juan Carlos Morales, el primero y el segundo comandantes de la Policía Judicial, Sijín, el comandante de la Estación Cuba y los investigadores más experimentados.

 

¡Torturados!

Una muerte bastante violenta tuvieron estos dos hombres; todo indica que los crímenes y las torturas no ocurrieron allí, en ese lugar solo los abandonaron en condiciones que a cualquiera le ocasionaría escalofríos: estaban amarrados y amordazados, además tenían lazos en el cuello y los envolvieron en cobijas, tal vez para transportarlos más fácil.

Aunque en el lugar de los hechos los cuerpos no pudieron ser identificados porque no portaban documentos, en horas de la tarde sí lograron saber quienes eran ya que sus familiares los estaban buscando.

Se trataba de Arley Arrechea Sinisterra de 30 años de edad quien vivía en Cali y de Víctor Luna Peñalosa de 49 años quien vivía en Pereira (Cuba); Víctor tenía una camiseta blanca y su cuerpo estaba envuelto en una sábana blanca y una cobija roja; Arley también estaba cubierto con cobijas, además tenía dos camisetas: una blanca por debajo y por encima una azul con un estampado amarillo.

Unidades del CTI llegaron al sitio para realizar el levantamiento de los cadáveres, sin embargo en Medicina Legal determinarán las causas de la muerte ya que se desconoce si los cuerpos recibieron disparos ya que para mantener evidencias se los llevaron envueltos en las cobijas.

Es de destacar que las caras estaban golpeadas y heridas con armas, al parecer cortopunzantes.

A las 9 de la mañana comenzó la inspección de los cuerpos de estas personas y dos horas después se los llevaron para Medicina Legal.