Lo que se conoce del caso de la conductora ebria

A tres semanas del accidente de tránsito en el que la imprudencia de una conductora en estado de embriaguez, causó la muerte de Jacob Monroy un menor de 3 años de edad, la ciudadanía continúa conmocionada y exigiendo severidad.

Muchas son las preguntas que se hace la comunidad sobre las decisiones judiciales que están por tomarse.   

Recordemos

María del Mar Arredondo Pérez iba conduciendo su vehículo a gran velocidad y en alto estado de alicoramiento, perdió el control del carro y chocó contra un paradero de buses; lesionó a cuatro personas que se encontraban allí, entre ellas el menor que perdió la vida. Tres personas, incluida la madre de Jacob, sufrieron lesiones graves. Dos menores de edad que se encontraban en el vehículo sufrieron heridas leves. En prueba de alcoholimetría, Arredondo Pérez dio positivo en grado II.

En audiencias de garantías el representante de la Fiscalía le imputó a la mujer el delito de homicidio culposo agravado y lesiones personales culposas en calidad de autor; María del Mar no aceptó los cargos; el fiscal solicitó para la mujer detención domiciliaria y por su parte el abogado defensor, pidió que le fuera concedido el permiso para trabajar ya que es madre cabeza de hogar; el juez avaló ambas peticiones.

Las reacciones de la ciudadanía no se hicieron esperar.

Lo que se conoce

El pasado 3 de marzo se llevó a cabo audiencia para legalizar el cambio de domicilio de María del Mar; el abogado defensor dio a conocer que la mujer ha sido blanco de amenazas, agregó que además, ciudadanos han perpetrado daños contra el domicilio en el que ella mora; también expuso que por redes sociales se han compartido cadenas donde citan a la sociedad a plantarse frente a la casa de la imputada y protestar.

Frente a dichos argumentos, el cambio de domicilio fue aprobado por el juez, María del Mar continuó bajo las mismas condiciones judiciales: detención domiciliaria y permiso para trabajar.

Cercanos al proceso judicial mencionaron que no hay novedades en el litigio y los trámites continuarán.

Los lesionados

Dos de las personas que sufrieron heridas, ya fueron dadas de alta, eso sí, con recomendaciones de atención en el hogar, cuidados estrictos y revisiones continuas.

La madre de Jacob, quien se encontraba en delicado estado de salud por las lesiones que sufrió en el fémur derecho, ya se encuentra estable. Vale la pena mencionar que no perderá su extremidad como muchos rumoraron.

Otra de las mujeres lesionadas aún se encuentra recluida en el Hospital Universitario San Jorge a la espera de intervención quirúrgica maxilar; según el centro asistencial, la cirugía no se ha realizado porque el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito-SOAT, no ha autorizado la compra de los tornillos quirúrgicos que se requieren para realizar el procedimiento.

Diferencias

Según expertos en derecho penal, por la evidencia y la información recolectada de los hechos acontecidos, el delito imputado a María del Mar no debió ser a título culposo, sino con dolo eventual; explicaron las diferencias.

– Culposo: Es cuando la acción se comete sin intención de afectar a otro.

– Doloso: La persona tiene pleno conocimiento de que su comportamiento o acción podría causar daños a un tercero y aún así lo realiza. 

Reza la ley

La Ley 1696 del 19 de diciembre de 2013, conocida también como ‘Ley Merlano’ fue decretada con el propósito de endurecer las sanciones a los conductores que manejan en estado de embriaguez. Dichas penalidades varían dependiendo del grado de alicoramiento en el que se encuentre el conductor y del número de veces en las que  haya sido sorprendido manejando después de haber ingerido bebidas embriagantes.

La norma además de elevar las sanciones económicas hasta los 30 millones de pesos y la cancelación de la licencia de conducción a los conductores ebrios, también contempla la cárcel para quienes incurran en los delitos de lesiones personales y homicidio culposo estando alicorados.

No es suficiente

Sergio Trejos, director del Instituto de Movilidad de Pereira comentó que “con preocupación vemos que la norma ha servido poco… no tenemos conciencia de que el que va manejando en estado de embriaguez es un suicida al volante, que además puede causarle daños a otros”. Añadió el funcionario que desde la academia y los estudios que se han realizado, se ha determinado que la medida no ha funcionado.

Solicitó absolvencia

La Ley 1696 también declara que las personas a las que se les elabora orden de comparendo, tienen derecho -durante los siguientes cinco días hábiles- a solicitar audiencia y comparecer ante la autoridad administrativa, para exponer por qué no se encuentran de acuerdo con la infracción; a esta figura recurrió María del Mar y el Instituto de Movilidad está a la espera de la fecha en que la Fiscalía le otorgue el permiso a la mujer de comparecer y decretar práctica de las pruebas que se consideren necesarias para absolver a a Arredondo Pérez o declararla infractora.

Sanciones de tránsito

De resultar responsable, las sanciones a imponer a María del Mar por parte del Instituto de Movilidad de Pereira (alcoholimetría grado II), serían las siguientes:

– 5 años de suspensión de la licencia de conducción.

– Pago de 360 salarios mínimos diarios legales vigentes-SMDLV, que corresponden a $10.533.600.

– 6 días de inmovilización del vehículo.

– 40 horas de trabajo comunitario, cuando se cumpla el tiempo de suspensión de la licencia y se realice la entrega de la misma.

Cifra

26 comparendos por conducir en estado de embriaguez se han realizado este año en Pereira, 6 de estos han estado involucrados en accidentes de tránsito con lesiones personales y homicidio.