Le metieron 30 puñaladas

Con sevicia fue asesinado un hombre de aproximadamente 30 a 35 años de edad, a quien martirizaron con más de 30 puñaladas en diferentes partes del cuerpo.
A las 10:30 de la mañana de ayer la Policía recibió una llamada a través de la línea 123 en la cual un ciudadano manifestó que en la quebrada Frailes, de la vereda Gaitán, había una persona muerta.

Los uniformados llegaron al sitio a confirmar la información y desde la carretera avistaron el cadáver en el fondo de la quebrada, el cual tenía los pantalones en los tobillos; el cuerpo estaba boca abajo por lo cual inicialmente se pensó que se trataba de una mujer, pero los técnicos del CTI que llegaron a practicar la inspección judicial descubrieron que se trataba de una persona de sexo masculino, vieron además que tenía heridas causadas con arma blanca y estaba boca abajo con la cabeza enterrada en la arena al lado una piedra.

Agentes de la Ponalsar (grupo de la policía encargado de atender emergencias y desastres), prestaron su apoyo para sacar el cuerpo, pues la zona es de difícil acceso y el cadáver estaba a 13 metros de la vía principal.

Inspección

Investigadores del CTI realizaron la inspección técnica y verificaron que tenía múltiples heridas en el pecho y en el estómago con exposición del intestino, otras en el cuello y algunas en la espalda.

El cuerpo fue trasladado a Medicina Legal para su plena identificación, también para determinar el total de las heridas y establecer si fue sometido o tuvo alguna práctica sexual, pues la posición del cuerpo así lo hace sospechar.

 

Prendas

El hombre tenía como características particulares un tatuaje en una de las muñecas de una de sus manos, otro en el cuello, una camándula artesanal con pepas blancas, yin color gris, chaqueta militar y zapatos negros.

 

Se estima que el crimen ocurrió hace aproximadamente tres días y ya se estaba empezando a descomponer.