Las víctimas de Coronavirus no pueden ser veladas

Si bien en el país se han tomado por parte del Gobierno nacional todas las medidas para evitar la propagación y las personas diagnosticadas como positivas con el Covid-19 gozan de atención médica bien sea en los centros asistenciales o en el domicilio, no se puede descartar que algún colombiano pierda la vida debido a este virus, por lo cual Medicina Legal emitió un protocolo para el manejo de los cadáveres, pues el contacto con estos podría ocasionar también un contagio.

Las medidas involucran tanto al personal médico, como a las autoridades judiciales, funcionarios funerarios y a los familiares.

Sin velación

Una de las determinaciones que más podría rechazar la ciudadanía, pero se debe cumplir a cabalidad es la prohibición de velar a los cadáveres en casas y funerarias y preferir la cremación sobre la inhumación.

El Instituto Nacional de Medicina Legal recomienda adelantar los servicios religiosos sin cadáver. Esto quiere decir que, inmediatamente el centro médico  decrete la muerte la funeraria procede a disponer del cuerpo para la cremación o inhumación si es el caso.

Manipulación

El protocolo para el manejo de los cuerpos de las personas fallecidas por Coronavirus está dirigido principalmente al personal médico y funerario. La principal recomendación es limitar al máximo la manipulación de los cadáveres al movilizar o amortajar el cuerpo, evitando contacto directo con fluidos o heces fecales y utilizando en todo momento máscaras de filtración (nunca tapabocas), pues el cuerpo tiene la capacidad  de expeler aerosoles por vía aérea aún tras la muerte.

En el área donde ocurrió el deceso se debe realizar limpieza y desinfección de toda la zona incluso elementos como cama, equipos de la cabecera, colchonetas, puertas, cerraduras, ventanas, baño, etc.

De igual forma aplicar las técnicas de lavado de manos con agua y jabón después de la manipulación de los cuerpos y antes de realizar otras actividades como consumir cualquier alimento, uso del baño entre otras.

Los elementos y equipos utilizados durante el traslado de cadáveres hasta el destino final, deberán ser sometidos procedimientos de limpieza y desinfección estrictos.

Sin necropsia

En las disposiciones, Medicina Legal determinó también que está restringida la realización de autopsias, necropsias sanitarias, viscerotomias o similares, prácticas de embalsamamiento y tanatopraxia en casos que ya se encuentren con diagnóstico presuntivo o confirmados de infección por Covid-19, en palabras castizas, la funeraria no puede ‘preparar’ el cadáver.

El transporte, la cremación o inhumación según sea el caso, se efectuará en el menor tiempo posible, con el fin prevenir la exposición de los trabajadores y comunidad.

Si muere en casa

Si no ha recibido atención médica y la persona tiene antecedentes de viaje a países con circulación activa del virus, o haya estado en contacto con personas con sospecha o confirmación de infección por el virus, que tenga signos compatibles con infección respiratoria no determinada, se deberá notificar a la autoridad sanitaria para que realice la toma de muestras evitando el traslado del cadáver al prestador de servicios de salud.

El traslado del cadáver al cementerio se deberá realizar en lo posible a través de una ruta corta y rápida. Luego se debe realizar inmediatamente el procedimiento de desinfección del vehículo y los elementos empleados.