En la madrugada desalojaron invasiones en Caimalito

Muchas personas en Pereira buscan la forma de tener una vivienda digna y para algunos la única opción es invadir terrenos que son privados. Eso fue lo que hicieron más de 600 ciudadanos que invadieron parte de Zona Franca en el corregimiento de Caimalito. Estos levantaron cambuches con guaduas, plásticos y algunas tejas, manifestando que lo hacían por necesidad, ya que no tienen dónde resguardar a sus seres queridos.

 

Los tumbaron

El desalojo que fue ordenado por la Secretaría de Gobierno y comenzó ayer a eso de las 3:30 de la mañana acompañado por la policía antidisturbios, Esmad. En un principio la situación se tornó tensa porque hubo brotes de enfrentamientos entre la comunidad y las autoridades. La administración municipal indicó que se utilizaron algunas bombas molotov y armas blancas por parte de los afectados. Con el correr de las horas, quienes habitaban allí tomaron con más calma el operativo.

 

Invasiones

Cabe aclarar que en este sector de Caimalito se instalaron 5 invasiones de diferentes comunidades, cada una de ellas con aproximadamente 80 familias, algunos son desplazados y otros de sectores vulnerables.

Sebastián Alzate, una de las personas que invadió estos terrenos, dijo que “hay niños, adultos mayores, mujeres en embarazo, madres cabeza de hogar que necesitan una ayuda del gobierno. No queremos que nos regalen nada, solo que nos ayuden a conseguir una vivienda digna que nosotros podamos ir pagando de alguna forma”.

Jefferson Laverde, otro de los habitantes comentó que “estoy aquí con mi esposa y mis dos hijos, no tenemos empleo, está muy difícil de conseguir, no tengo otro lugar para llevarlos. Queremos tener una casita propia, pero no tenemos recursos”.

 

Policía

El coronel Darío Daniel Montenegro, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Pereira, explicó cómo se llevó a cabo el procedimiento. “Hicimos el acompañamiento policial del desalojo en cabeza del corregidor de Caimalito, este es un asentamiento que no está permitido, ya se habían agotado todas las instancias legales y el debido proceso de las notificaciones para que la gente saliera por sus propios medios. Hubo necesidad de hacer aplicación de la fuerza porque cuando ingresamos fuimos recibidos con piedras y bombas molotov; afortunadamente no se generaron lesiones a la gente de la invasión, ni a los funcionarios que adelantaban el proceso, ni a los miembros de la policía”.

El secretario de Gobierno de Pereira, Álvaro Arias, expuso que “tuvimos que hacer una recuperación de 60 mil metros cuadrados que pertenecen a una entidad privada, las cosas se hicieron bajo el debido proceso, respetando los derechos de las personas. Entendemos el legítimo derecho que tiene la gente de tener su casa propia, obviamente el Estado va garantizando subsidios necesarios para que estos habitantes puedan cumplir ese sueño. Sin embargo hay que aclarar que en la caracterización que hemos venido haciendo de quienes viven allí, se encontró que muchos de ellos ya han tenido subsidios por parte del Gobierno, o que incluso algunos tienen varias viviendas, eso es algo que no podemos permitir”.