El asesino se voló y no dejó rastro

Luis Enrique Lozano Gómez, de 60 años, salió a la calle el pasado miércoles en la noche y se convirtió en la víctima del hecho de sangre ocurrido en el barrio Corocito.

¿Qué pasó?

Manolo, como era conocido el hoy occiso, estaba en su casa ubicada en el barrio Berlín de Pereira y decidió salir en su carro color negro de placas KBW-554, al parecer a verse con alguien, pero a tres cuadras de la vivienda, en la carrera 11 con calle 6, un sujeto desconocido se le acercó y le disparó en dos ocasiones, ambos tiros fueron en la cabeza, el asesino huyó del lugar sin dejar rastro.

Manolo, herido de muerte dentro del carro, siguió conduciendo, bajó una pendiente y se estrelló contra otros dos vehículos. Las personas del lugar y la policía lo trasladaron a la clínica Comfamiliar. Los familiares recibieron la llamada donde les informaron que le habían disparado y cuando llegaron al centro asistencial, ya estaba muerto.

En este mismo hecho resultó herido Jesús María Claret Vélez Trujillo, de 30 años de edad, quien estaba en una tienda hablando con otra persona, este oyó las detonaciones y se vio herido en el antebrazo, por lo cual llegó al hospital de Kennedy y allí fue remitido a la clínica San Rafael de Pinares donde ingresó con herida en región lumbar derecha y fue sometido a radiografía.

Unidades de la Sijín de Pereira realizaron la inspección al lugar de los hechos y del cuerpo el cual fue trasladado a Medicina Legal.

Su vida

Manolo era oriundo del municipio de Pereira, trabajaba como Uber, era casado,  laboró  sacando pasaportes y residía con su familia en la calle 4 con carrera 10 bis del barrio Berlín.

Deja un comentario