Casa se quemó por sobrecarga

El incendio estructural se registró a las 2:21 a.m., en la diagonal 25A número 22A-55; en la casa de dos pisos habitan 3 personas y en ese momento había cuatro más que llegaron de visita desde el municipio de Aguadas (Caldas).

La conflagración inició en el primer piso de la morada al parecer por un corto circuito en las luces del árbol de Navidad que dejaron encendidas.

El humo y las llamas despertaron tanto a los habitantes de la casa como a los vecinos quienes dieron aviso a los organismos de socorro y mientras éstos llegaban, otros intentaron ayudar y con dos extintores de cinco libras apagaron todo.

Los organismos de socorro que arribaron al sitio con 2 máquinas extintoras, 2 carrotanques y el investigador de incendios observó a las personas afuera e ingresaron para controlar el sistema de gas, revisar que ya todo estuviera apagado y que no fuera a encenderse otra vez.

 

Los afectados

En la emergencia resultaron 13 personas afectadas pero por inhalación de humo; ninguna sufrió quemaduras.

Entre ellos se encuentran 7 personas que estaban en la casa y 6 más que fueron los vecinos del sector que llegaron a colaborar.

Los ciudadanos afectados fueron trasladados al hospital Santa Mónica en carros particulares y otros en paramédicos de la ambulancia privada SAP. De las trece personas afectadas hay tres menores de edad y una mujer de 38 años de edad, en embarazo.

De las personas que inhalaron humo se destaca un menor de 10 años, un hombre de 35 años y una mujer de 36 años que fueron remitidos al San Jorge y al cierre de esta edición no les habían dado salida; los demás fueron dejados en el hospital Santa Mónica.

Las causas

Según la investigación establecida por los organismos de socorro, se trató de una sobrecarga de energía en una extensión; es decir muchas instalaciones de Navidad conectadas en un solo enchufe, las cuales estuvieron encendidas toda la noche.

 

La cifra

13 personas resultaron afectadas por inhalación de humo.

Hasta el momento los organismos de socorro no tenían un valor aproximado de las pérdidas materiales, ya que las personas estaban afectadas por el humo y no era posible hablar con ellas