A bala mataron a ‘Ruso’

A las 6:30 a.m. cuando Diego Fernando Giraldo Ocampo caminaba rumbo a Cartago, donde trabajaba en su propio taller de latonería, dos sicarios en moto le salieron al camino y le propinaron cinco impactos en la cabeza.

Moradores de la zona que apenas se levantaban o se estaban alistando para salir a laborar, salieron a la calle para ver qué pasaba, en efecto encontraron el cuerpo de Ruso tirado sobre la polvorienta calle y mientras algunos lo rodeaban, otros corrieron a la casa del hombre para darle la triste noticia a su esposa y a sus hijastros.

La Policía llegó al lugar de los hechos, pero de los homicidas no había rastro, nadie los vio, aunque muchos escucharon la moto que se alejaba a gran velocidad.

Gran dolor

Dolientes de Ruso no podían creer lo ocurrido, la esposa y otros allegados se lanzaron contra el cuerpo como queriendo despertarlo. La triste escena contagió a los curiosos al ver la angustia de la familia.

Agentes del CTI se desplazaron desde Pereira para realizar la inspección al cuerpo y empezar las investigaciones.

Algunas personas manifestaron que Diego Fernando era una personas de carácter fuerte y con algunos tuvo problemas de convivencia, años atrás, incluso tuvo una denuncia por violencia contra servidor público.

Amenazas

Aunque Ruso no había denunciado amenazas de muerte, se conoció que hace poco habría tenido un problema grave con el propietario de una volqueta, pues desde el año pasado estaba realizando un trabajo de latonería y no había terminado. Tal parece que durante la pelea Diego Fernando había sacado un machete, mientras que su adversario esgrimió un arma de fuego. Las autoridades investigan si estos hechos tienen alguna relación.

Al parecer, Giraldo Ocampo a diario seguía la misma rutina, salía a la misma hora de la casa y caminaba hacia Cartago, lo cual habría facilitado el accionar de los sicarios que aprovecharon la soledad del barrio San Isidro en las primeras horas de la mañana.