Insumos mejoran la calidad y productividad cafetera

La entrega de 117 marquesinas y 178 módulos semi – integrados por parte de la Gobernación de Risaralda y el Comité Departamental de Cafeteros 900 familias cafeteras tiene como finalidad mejorar la productividad del  y el beneficio de café, la sostenibilidad ambiental y asegurar su permanencia en el campo.

Estas marquesinas solares servirán para mejorar la calidad del grano, bajando la humedad a un 10 %, ayudando a que el producto sea más rentable. Aunado a esto, con los módulos semi-integrados se ayuda a que el despulpado del café sea de una forma más organizada.

“Este mejoramiento de infraestructura de beneficio húmedo y seco del café evita defectos físicos del café y el secado es un pilar fundamental de la caficultura y permite que el caficultor no comercialice su café mojado porque obtienen un mejor precio, y adicionalmente le apostamos a la calidad del mismo. Si la gente hace buenas prácticas en su finca vamos tener una mejor calidad superior” aseguró Carolina Ospina Eusse, coordinadora del Programa de Mujer Cafetera del Comité Departamental de Cafeteros y supervisora del convenio.

Antes de realizar las entregas, funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y el Comité Departamental de Cafeteros, visitan los municipios y socializan el proyecto, como también la adecuación de los terrenos donde van a ser instalados los equipos.

Los últimos cuatro años se han invertido más de $4154 millones en convenio con el Comité Departamental de Cafeteros, beneficiando aproximadamente a 9000 familias beneficiadas. Así como también este es el cuarto año consecutivo en que firma el convenio entre el Comité Departamental de Cafeteros y la Gobernación de Risaralda, con el fin de implementar estrategias que ayuden a mejorar la productividad de las familias caficultora y a su vez mejorar su calidad de vida.

“Esta es una ayuda muy buena porque el proceso de secado es indispensable en el proceso del café. La marquesina me sirve mucho porque me llegó a buen tiempo, seca aproximadamente en seis días después de que haga un buen clima”, afirmó Luis Fernando Díaz Marín, quien reside en la vereda Guayabal de Pereira.

Deja un comentario