*Cruz Belilian Mosquera Mosquera
Columnista

El tema de la ética profesional es de gran actualidad y elevada sensibilidad social, por las faltas de moralidad de la vida pública y el ejercicio de las profesiones. En este sentido podemos afirmar que la Ética Profesional es un conjunto de reglas morales que rigen la buena práctica del ejercicio profesional, sea cual sea el área, y aunque no es coactiva, es decir, no impone sanciones ni normas legales, sí se encuentra plasmada en los códigos deontológicos de todas las profesiones del mundo.

La educación universitaria tiene entre sus objetivos fundamentales, el formar profesionales competentes al servicio de la ciudadanía, por ello juega un papel preponderante en la formación del carácter profesional, ya que la profesionalidad implica un conjunto de competencias con un sentido ético y social, que pueda guiar su práctica y refleje a su vez en sus acciones, un conjunto de valores como la responsabilidad, la solidaridad, sentido de la justicia y la honestidad entre otros.

En el contexto mundial, como en la Universidad Cooperativa de Colombia, la tendencia dominante en la formación profesional, es la propuesta de una formación integral que comprenda las capacidades y competencias para acceder al mundo laboral, y adicionalmente también los valores y actitudes que moldean la personalidad de la persona; esto último, como contribución esencial para el logro de un desempeño comprometido y eficaz de su profesión.

El Contador Público, es un profesional transversal en la función administrativa y financiera en los sectores público, privado y solidario, con una serie de conocimientos que le permiten asumir eficientemente diferentes campos laborarles, el contar con un código de ética profesional que rige su quehacer dentro de unos principios de moralidad y buena conducta profesional, le ha permitido una figura trascendental por la información oportuna y fidedigna que brinda.

Aunque las normas que regulan la práctica de la profesión contable en Colombia están en un proceso de actualización y adaptación conforme los principios internacionales que rigen la información financiera; el código contenido en la Ley 43 de 1990, sigue siendo el único documento reconocido legalmente como el direccionador de esta importante práctica, aplicando normas de conducta moral al único profesional que por ofrecer datos de calidad, oportunos y sobre todo transparentes, seguirá jugando un papel muy importante para la toma de decisiones económicas de forma eficiente, eficaz y acertada.
*Profesora, Universidad Cooperativa de Colombia

1,837 total views, 27 views today