Hoy los gobernadores de Risaralda, Caldas y Quindío radicarán ante el Director Nacional de Coldeportes la propuesta para la postulación del Eje Cafetero como sede de los XXII Juegos Deportivos Nacionales y los VI Juegos Deportivos Paranacionales, que se realizarán en el año 2023. Aunque el pasado 2 de febrero, durante el taller “Construyendo País” que se realizó en Manizales, los mandatarios de los tres departamentos le confirmaron su aspiración al presidente Iván Duque, hoy apenas la región radicará oficialmente su pretensión.

 

Si hay alguna región en el país, sin demeritar por supuesto las otras que igualmente aspiran a ser tenidas en cuenta por el Gobierno nacional, que hoy tiene las condiciones para realizar con éxito este par de eventos deportivos, es el Eje Cafetero. Esta comarca está situada en todo el centro del país, sus capitales entre si y ellas con el resto de las regiones están comunicadas por excelentes vías, tienen tres aeropuertos en servicio que permiten la llegada fácil de todas las delegaciones y un sistema de transporte inmejorable con todo el país.

 

Ahora, tanto Pereira como Manizales y Armenia tienen ya varios de los escenarios deportivos que se necesitan para realizar las juegos y solamente habría que mejorarlos y actualizarlos, o acondicionarlos para aquellas disciplinas muy especializadas. Esto sin duda abarataría el evento en un momento en que el país tiene serias limitaciones para hacer grandes inversiones en este campo.

 

La otra gran ventaja que tiene esta región, es que los tres departamentos cuentan con una infraestructura hotelera, de restaurantes, de comunicaciones y de servicios en general, capaz de acoger el flujo humano que demanda este acontecimiento deportivo, y una cercanía entre las tres ciudades que servirían de sedes, poco común en otros lugares del país. Hay que recordar que la experiencia de hacer los juegos en ciudades muy distantes una de otra, no solamente no ha sido buena, sino que le ha generado inmensas dificultades al evento.

 

Como si todo esto fuera poco, la región tiene a su haber la realización, con muy reconocido éxito, de varios eventos deportivos tan importantes como este, entre los que están los propios Juegos Nacionales del 74 y 88, la Copa América en el 2001, los Juegos Bolivarianos del 2005, la Copa Mundial de Fútbol Sub-20 en el 2011 y la Copa Mundo de Enduro en el 2018. En todos ellos se demostró que el Eje Cafetero tiene sobrados méritos para aspirar a realizar esta cita nacional.

 

Hoy quedará, pues, radicada la solicitud de la región para ser la sede de los XXII Juegos Deportivos Nacionales del año 2023. Solo queda pendiente una gestión conjunta de las autoridades, de los congresistas, de los dirigentes cívicos, políticos y deportivos y, por supuesto, un “recorderis” al presidente Duque de su promesa de campaña, para que el Gobierno nacional nos dé la buena noticia durante los próximos juegos que se realizaran este año en Cartagena.

334 total views, 6 views today