El sector del gas está preparado para asumir los retos del aumento en la demanda del combustible, y para ello busca ampliar su presencia en los hogares, la industria y el transporte e identificó a estos sectores como escenarios claves para esa expansión, que tiene ventajas tan importantes como la reducción de emisiones de material particulado para un aire más limpio, y aumento de la competitividad.
Acaba  de celebrarse en Cartagena el vigésimo segundo Congreso de la Asociación Colombiana de Gas Natural, Naturgas, que reunió a expertos nacionales e internacionales en temas energéticos, a representantes de toda la cadena del sector de gas natural, a tomadores de decisión, empresarios, Gobierno nacional y autoridades locales para analizar el panorama actual y futuro del sector.
El Diario dialogó con Orlando Cabrales Segovia, presidente de Naturgas acerca de los retos que dejó el evento.
¿Cuál es el rol que tiene el gas natural en la matriz energética del país?
Las proyecciones internacionales nos daban que los energéticos que crecen hacia el futuro son los renovables y el gas natural; el petróleo se estabiliza, el carbón tiende a bajar pero el futuro energético del mundo está dominado principalmente por los combustibles renovables y el gas natural. En la matriz energética colombiana si bien tenemos una generación eléctrica bastante limpia, hay una adición de energías renovables no convencionales a las cuales les damos la bienvenida como sector. Si miramos el panorama todavía tenemos una dependencia muy alta del petróleo y el carbón y eso obedece a la participación del petróleo en el transporte y el carbón en la industria, un 70% del total está representado en estos dos combustibles y hablamos de la necesidad de que la matriz colombiana evolucione en consonancia con lo que está pasando en las tendencias internacionales.
¿Cuáles son las oportunidades para aprovechar con el fin de crecer la demanda de gas natural?
Hablamos de la movilidad y la importancia de incorporar tecnologías de cero y bajas emisiones; el reto que tenemos como sociedad es mejorar el aire en las distintas ciudades, hay una inmensa oportunidad en Colombia en cuanto a la reposición de camiones en los próximos 5 años con más de 40.000 unidades como parte del proceso de chatarrización, vemos que el gas natural tiene una oportunidad para estar ahí, la tecnología existe, funciona y cada vez tenemos más camiones con gas natural, además nos contaron que la industria automotriz tiene un pedido de 100 camiones a gas, así que esto hasta ahora empieza pero la oportunidad hacia el futuro es inmensa. Adicional a eso hay 30.000 buses para reponer en los próximos 5 años con la oportunidad de incorporar tecnología de cero y bajas emisiones. El Plan de Desarrollo del Gobierno  incorpora artículos en esa dirección así que vamos en la ruta correcta para mejorar el aire de nuestras ciudades por los beneficios ambientales que tiene el gas natural en cuanto representa una disminución del 100 % del material particulado fino que afecta la calidad del aire.
¿Y en la industria y el sector residencial qué retos se exponen?
La industria debe cambiar a gas natural, en el caso de Antioquia y Cundinamarca hay unas 300 empresas que aún usan carbón para sus procesos y en el sector residencial el reto que tenemos como sociedad es ayudar a 1.2000.000 familias que siguen cocinando con carbón y leña. Hay un reto no solo para el gas natural sino para el GLP (pipas) para llegar a zonas apartadas del país y hay elementos de política nacional para hacerlo, hay que enfocar bien los subsidio y los instrumentos que tenemos actualmente como el fondo que administra el Ministerio de Minas para construcción de redes para estratos 1 y 2.
¿Hay reservas para 12 años y una creciente demanda, cómo lograr que se sostenga el suministro?
La meta es hacer crecer la demanda en el país para ponernos en consonancia con las tendencias internacionales, y esto solamente se puede hacer si hay una oferta suficiente de gas natural en el país. En Colombia hay un potencial grande para incorporar más reservas, hemos hecho muchas cosas pero podemos hacer muchas más. En yacimientos convencionales, por ejemplo, para finales de este año cuando se termine de construir el gasoducto de Promigas en el Caribe colombiano un 20% de la producción nacional va a provenir de allí. Además de los yacimientos convencionales tenemos potencial de crecimiento de los yacimientos no convencionales con una oportunidad histórica para el país porque según análisis independientes tenemos un potencial de 50 terapiés cúbicos, eso hace multiplicar por diez las reservas del país. El mar Caribe es una cuenca-frontera por trabajar y vemos con buenos ojos los cinco contratos que se han firmado recientemente, hay cuatro o cinco adicionales en las próximas semanas, con compañías del más alto nivel.
¿En materia de infraestructura cómo está el sector?
Colombia tiene una de las mejores infraestructuras de la región 7500 kms de redes de gasoducto. Hemos pasado de tener dos puntos de suministro en La Guajira y el piedemonte llanero a tener una multiplicidad de suministros, el Caribe costa adentro y costa afuera se perfila aún más donde tenemos puntos de inyección en Cartagena y eventualmente en el pacífico, esa diversidad de puntos de suministro nos impone un reto de ir adecuando y expandiendo nuestra infraestructura de transporte, de ahí la importancia de dar las señales regulatorias adecuadas para seguir aumentando esa capacidad de suministro.
¿Cuáles son esas señales?
Que haya agilización de los trámites ambientales, reglamentar la consulta previa que ha sido un anhelo del sector de infraestructura en general y esperamos que el Gobierno adelante la idea de presentar al Congreso esa iniciativa.
¿En ese sentido cuál es la petición que le hace el sector a la CREG?
Si se quiere seguir construyendo demanda y desarrollar oferta, es necesario conectarse con una infraestructura de transporte, estamos pendientes de la metodología que publique la CREG y las señales que emita para hacer la inversión tienen que estar allí. Es necesario entonces priorizar acciones de regulación oportunas, estables, sencillas y predecibles.
¿En el congreso se pidió al Gobierno que autorizara el fracking en el proceso de explotación, por qué?
El Gobierno nacional conformó una comisión de expertos que hizo recomendaciones sensatas y válidas de cómo avanzar y hay que construir sobre eso. Hay que mostrar mucho más los beneficios que tiene este proceso con la convicción de que si se hace bien no va a generar esos daños que a veces dice la gente que se generan; hay una disyuntiva entre gas o petróleo y el agua, eso no es así, se pueden proteger las fuentes de agua, hay formas de hacerlo, tenemos una regulación muy fuerte en Colombia y necesitamos avanzar en pilotos para generar más información, ajustar la regulación si es del caso y avanzar de manera responsable, con jugadores responsables, con compañías responsables, esto se puede hacer muy bien si lo hacemos con toda la técnica, la ciencia y las compañías adecuadas.
¿Cómo se ve el país desde Naturgas?
Tenemos un excelente presidente como Iván Duque, un gran ser humano, un hombre capaz que quiere conciliar el país, acercar a la gente, superar la polarización y en eso vamos a acompañarlo.

2,906 total views, 3 views today