Historia, materia que será obligatoria en los colegios

El Ministerio de Educación Nacional cumplirá con lo establecido en la ley 1874 del 27 de diciembre de 2017 que restablece la enseñanza obligatoria de la historia de Colombia.

La materia hará parte de una disciplina integrada en los lineamientos curriculares de las Ciencias Sociales en la educación básica y media. Para Alonso Molina Corrales, docente de la escuela de Ciencias Sociales y miembro del Comité Curricular de la Maestría en Historia de la Universidad Tecnológica de Pereira, la noticia es muy importante para el desarrollo del pensamiento crítico.

“He sido muy entusiasta con esta iniciativa, pues desde el año 1994 cuando se integraron las Ciencias Sociales y desaparecieron las asignaturas individuales de historia y geografía, se ha notado un gran vacío en la formación de las nuevas generaciones que se hace evidente a medida en que pasa el tiempo”, expresó Molina. 

Por su parte, Jhon Jaime Correa Ramírez, historiador, docente titular y director de la Maestría de Historia de la Universidad Tecnológica de Pereira, indica que han seguido con mucha atención y cuidado todos los pasos para la aprobación de esta ley, ya que se nombró una Comisión de expertos que va a asesorar al Ministerio de Educación.

“Esperamos que a partir de allí, se den las directrices para la forma en que esa enseñanza obligatoria va a llegar a las instituciones educativas. El reto es muy grande porque ya hay un vacío formativo en cuanto a las disciplinas escolares, respecto a la enseñanza de la historia, entonces son cosas que hay que trabajar a parte de las innovaciones didácticas que se van a requerir para llevar a cabo ese proceso”, manifestó Correa a El Diario.

Algunas diferencias

Varios historiadores no ven con buenos ojos los ajustes que está realizando el Ministerio de Educación, pues la materia de historia quedaría integrada a las Ciencias Sociales y no sería una cátedra individual.

“Algunas personas sienten que la ley no logra el objetivo de hacer independiente la cátedra de historia, lo cual le quita posibilidades. No obstante, el hecho de que exista la ley y que además contempla la creación de una comisión asesora integrada por representantes de las academias de historia, asociaciones de historiadores de las facultades de Ciencias Sociales y docentes me parece que contribuye a avanzar en el tema y a seguir avivando la intención de reposicionar la historia como una herramienta en la caja de útiles conceptuales”, agregó Molina.

Reconocer el pasado

Conocer la historia de Colombia y de sus regiones ayuda a los ciudadanos a tener una imagen de lo que somos o por qué somos así, y es que la historia está llena de matices. “Es necesario conocer por qué Colombia es un país que lleva más de 50 años de conflicto armado, y que no nos metan los dedos a la boca, que no seamos víctimas de las noticias falsas y que podamos ser ciudadanos críticos, sujetos políticos, instruidos para poder tomar mejores decisiones”, dijo el  miembro del Comité Curricular de la Maestría en Historia de la Universidad Tecnológica de Pereira.

Esa identificación con el pasado, presente y el futuro se llama alma nacional, lastimosamente, muchas personas desconocen sus raíces.

“Debemos conocer ese devenir del pasado, de cómo logramos la libertad, reconocer los principios de la igualdad, a buena fe, el respeto a la propiedad privada. La abolición de la esclavitud no se consiguió de la noche a la mañana, si el mundo no hubiera conocido la carta magna del rey Juan Sin Tierra de Inglaterra, no sabríamos que el principio de la presunción de inocencia existe desde hace 800 años, y es triste que no sepamos sobre la mal llamada Batalla de Boyacá, entre otras situaciones que nos hacen ser lo que somos”, dijo José Daniel Trujillo, exnotario primero de Pereira y profesor universitario por más de 30 años.

Identidad nacional

La ley traza entre sus propósitos contribuir a la formación de una identidad nacional que reconozca la diversidad étnica, cultural, desarrollar el pensamiento crítico a través de la comprensión de los procesos históricos y sociales, y promover la formación de una memoria histórica que contribuya a la reconciliación y la paz, así lo dio a conocer el Ministerio de Educación en su página web.

“Con esa ley se contribuye a la formación de una identidad nacional pero ya no en un sentido monoidentitario, sino que sea capaz de dar cuenta de nuestra diversidad histórica, regional y cultural”, dijo Jhon Jaime Correa Ramírez, historiador,

Los contenidos que se deben abordar

La historia debe ser entendida como una forma de pensar, una manera de mirar los acontecimientos para entender el presente.

“Hay que quitar esos prejuicios que hay respecto al conocimiento de la historia, mostrar que el estudio del pasado es un conocimiento vivo y pertinente que tiene que ver mucho con nuestro presente que sin duda habrá que apelar a nuevas estrategias didácticas basadas en las pedagogías activas que permitan que el espacio de clase de dinamice mucho más”, dijo  Jhon Jaime Correa Ramírez, director de la Maestría de Historia de la Universidad Tecnológica de Pereira.

Así pues, es importante tener presente las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías, ya que permiten que las clases sean más dinámicas, pero también es necesarios que hayan espacios fuera de las aulas, que los jóvenes recorran la ciudad, visiten bibliotecas, centros de comunicación, busquen  archivos, es decir, que la clase de historia más allá de ser un aprendizaje memorístico de datos, fechas y nombres, parta de las preguntas de los estudiantes para que el profesor pueda innovar.

Pensamiento crítico

En Colombia, lamentablemente en parte por fallas del sistema educativo y también por los medios de comunicación, se ha creado una imagen un poco distorsionada de las raíces y de las transformaciones que ha tenido el país, pues sólo la han mirado en blanco o negro. Por tanto, se requiere formar críticamente a los estudiantes como los futuros ciudadanos en la toma de decisiones. Temas como la paz deben ser abordados para que los jóvenes no cometan los errores del pasado

Dato

La ley aprobada por el Congreso contempla que los estudios históricos de Colombia pongan énfasis en la memoria de las dinámicas de conflicto y paz que ha vivido la sociedad, para promover la capacidad reflexiva sobre la convivencia, la reconciliación y la importancia de una paz duradera