Fernando Pineda Ortiz
El suicidio constituye un problema de salud pública importante y según la Organización Mundial de la Salud es un fenómeno complejo de origen multifactorial, siendo los factores de riesgo diversos, de carácter biológico, psicológico y ambiental. La depresión se puede curar y el suicidio se puede prevenir.
Muchos pensarán que los problemas no tienen solución y que el suicidio es la única forma de poner fin al dolor. Pero hay medidas que se pueden tomar para mantenere a salvo y volver a disfrutar de la vida.
Ejemplo de vida
“No es ningún valiente el que atenta contra su propia existencia, es un cobarde que no tiene valor para enfrentar las difíciles situaciones que no enfrenta la vida”.
Lo dice con propiedad un hombre que estuvo casi dominado por cuadros depresivos que en tres oportunidades lo incitaron a cometer el peor error de un ser humano.
Una condición de discapacidad llevó a Leonardo Andrés Villamarín Arbeláez a tener que movilizarse en una silla de ruedas, en un momento dado esto le hizo creer que ya no sería útil para la sociedad, pensó que su vida no valía la pena y por lo tanto no merecía seguir viviendo.
Un día despertó con toda la intención de enfrentarse a un acto suicida, se dirigió al closet de su habitación, se amarró una cuerda al cuello y la ató a una viga, pero ese no era su día, al saltar al vacío la cuerda se reventó y falló en el intento.
Pasaban los días y en su mente siempre llevaba la decisión de autoeliminarse, buscó otro mecanismo doméstico y en una lavadora pretendió dejarse aprisionar por el molino, pero el sistema eléctrico no le funcionó; otro acto fallido.
En algún momento pensó el lanzarse del viaducto, pero por su dificultad para desplazarse debió abortar esa intención.
Fue entonces cuando recurrió a un líquido letal utilizado para insectos y sin pensarlo dos veces vació en su boca el contenido de un frasco de veneno, de inmediato presentó los síntomas de intoxicación de su organismo, y como él mismo lo asegura, “por cosas de Dios”, alguien lo descubrió y lo llevó al hospital, donde los médicos utilizaron los medios necesarios para que expulsara el tóxico antes que destruyera órganos vitales. Esta vez también se salvó de morir.
Después de los tres intentos fallidos, Leonardo Andrés Villamarín entendió el mensaje divino y se dio cuenta que su falta de motricidad no era motivo para desechar su existencia.
Deportista paralímpico
Su vida cambió radicalmente y empezó un nuevo camino, con firmeza y seguro que uno nace para vivir y ser alguien superando todo tipo de adversidades, hoy es una gran figura paralímpica, dueño de varias medallas ganadas compitiendo en una piscina con grandes de este deporte.
Tiene grandes metas como son los próximos juegos nacionales, participar en competencias en el exterior donde ya ha triunfado y otras a nivel local y regional, pero quiere seguir creciendo y convertirse en un modelo de superación sirviendo como ejemplo a todos aquellos que se dejan ganar de una situación que no es más que una enfermedad mental de la cual pueden salir adelante.
Villamarín Arbeláez no deja un día sin entrenar, siempre lo vemos en las piscinas de la Villa Olímpica de Pereira abriéndose paso entre el agua, solo con el movimiento de sus brazos, ya que sus órganos inferiores están en total discapacidad.
Reconoce este campeón paralímpico que todo su esfuerzo lo ha logrado con voluntad férrea, pero gracias al concurso de una organización como es Fundalimentos que patrocina el deporte, ha podido llegar a superar metas que eran inalcanzables.
Radio operador
Leonardo Andrés es un ejemplo de superación, afirma que no hay que tenerle pesar a una persona dicapacitada, por el contrario hay que admirarla e incentivarla para que no se dedique a la mendicidad, todos son seres valiosos que pueden trabajar y hacer mucho por la vida.
En su propio caso, se desempeña como radioperador en la estación de Bomberos Dosquebradas, cumpliendo un papel importante al momento de acudir a atender una emergencia o a salvar vidas. Desde su silla de ruedas, con un radio de comunicaciones en la mano le ha tocado recibir llamadas pidiendo ayuda para rescatar una persona que intenta lanzarse del viaducto; recuerda de unos 9 o 10 casos, de los cuales ninguno se ha consumado.
Salve una vida
“Si usted está pensando en suicidarse o conoce a alguien que esté teniendo sentimientos suicidas, identifique los signos de advertencia del suicidio y busque ayuda y tratamiento profesional de inmediato. Puede salvar una vida; la tuya o la de otro”, son entre otras las recomendaciones que le hace Leonardo Andrés Villamarín a la población vulnerable a pensamientos suicidas.
Cuidado con estos síntomas
Hablar acerca del suicidio, por ejemplo, con dichos como “me voy a suicidar”, “desearía estar muerto” o “desearía no haber nacido”.
Comprar un arma o almacenar pastillas-
Aislarse de la sociedad y queriendo estar solo.
Preocuparse por la muerte, por morir o por la violencia.
Sentirse atrapado o sin esperanzas a causa de alguna situación.
Cambiar la rutina normal, incluso con la alimentación y el sueño.
Regalar las pertenencias o poner los asuntos personales en orden, cuando no hay otra explicación lógica para hacerlo.
Despedirse de las personas como si no se las fuera a ver de nuevo.
Manifestar cambios de personalidad o sentirse extremadamente ansioso o agitado.

6,326 total views, 360 views today